Las renovables bajan el precio de la electricidad


La rebaja de la electricidad del 6.7 por ciento a partir de abril es una excelente noticia para el consumidor, aunque la alegría empequeñece bastante si tenemos en cuenta que el recibo de la luz ha aumentado un 60 por ciento en los últimos cinco años. En fin, sea como fuere, la noticia también tiene un aspecto verde, pues, entre otros factores, la bajada de precios responde a una mayor contribución de las energías renovables.

La bajada de precios de estos días responde, entre otras razones, a una menor demanda a consecuencia de la crisis económica y, a su vez, a una mayor contribución de las energías renovables gracias a una meteorología favorable.

Así, una menor demanda sumada a una mayor aportación de renovables abarata el mercado eléctrico, pero al mismo tiempo encarece la otra parte del recibo, la de los costes regulados. Ello se debe a un aumento de las primas por parte de las renovables (reciben una prima que depende de la cantidad que entra en el sistema) y al descenso de los ingresos que permiten responder a las previsiones de costes a consecuencia de la reducción del gasto.

Positivas para el bolsillo y el entorno

Ambos factores nos remiten al tan traído y llevado déficit de tarifa, una deuda del sistema eléctrico de ni más ni menos que 28.000 millones, en aumento constante, si bien la política gubernamental espera poder detenerla durante este mismo año 2013.

¿Pero, y las renovables, cómo afectan al mercado eléctrico? De forma positiva para el bolsillo del consumidor y para el entorno. Según el experto Valeriano Ruiz, Catedrático en Termodinámica y presidente de la asociación Asociación Española de la Industria Solar Termoeléctrica (Protermosolar), la bajada de su precio se debe, sobre todo, a la entrada en el mercado de las energías renovables.


En este caso, la debacle obedece a un descenso del 16,2 por ciento en el precio del producto base, que ha pasado de 54,16 euros por megavatio hora (MWh) el pasado trimestre a 45,41 euros por MWh. A partir de ahí, se han realizado ajustes para la fijación de precios en los que intervienen las empresas, por lo que prima su beneficio por encima del interés público, señala.

Aún así, en términos generales, este experto señala que “cuantas más renovables entren en el mercado más bajará el precio de la luz”. Su simple presencia hace bajar el precio final para adaptarse a la demanda, pues a más renovables, menos coste del kWh. Lógicamente, esto es algo que fastidia a las empresas tradicionales del sector, que tocan a menos. Algo inevitable y deseable, por supuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *