Paneles solares y muro que absorben más calor en invierno y menos en verano

El arquitecto Tomás González y el ingeniero Pedro Retortillo, de la Universidad de Valladolid, han patentado un sistema compuesto de paneles solares y un tipo especial de muro para la edificación que integran sistemas activos de calefacción y refrigeración combinados con materiales de cambio de fase. La idea es realizar una transición que permita absorber calor o expulsarlo dependiendo de la temperatura exterior.

La iniciativa surge del trabajo en común en el proyecto Urcomante, la vivienda solar de la Universidad de Valladolid que participó, en 2010, en el concurso internacional Solar Decathlon Europe. Durante los casi dos años que duró el proyecto, se detectó algún cabo suelto en el funcionamiento del sistema.

La casa solar en la que participaron incluía varios aspectos relacionados con la sostenibilidad, el ahorro de energía, la eficiencia o el confort térmico. Comprobaron que no estaban incorporadas al uso común en la construcción, quizá por el coste que implican. Sin embargo, en el largo plazo, un buen sistema de ahorro energético permite recuperar la inversión.

En concreto, estudiaron un sistema que aportaba inercia térmica a una vivienda y que tuviera la posibilidad de acumular también las energías renovables que están asociadas al ciclo diario, como la energía solar térmica. Así, crearon estos paneles o muros, algo similar a los tabiques de yeso laminado, capaces de absorber más calor en invierno y de calentarse menos en verano a través de los materiales de cambio de fase.

En realidad, es algo que se conseguía en las casas antiguas: muros que tardan mucho en calentarse en verano y enfriarse en invierno. El diseño final se compone de un tablero ligero y dirigido a la construcción, que permite modificar los tabiques de una vivienda de forma sencilla y ahorrando espacio. Es una especie de combinación de tabique y radiador. Un sistema similar, en cierto sentido, a los suelos radiantes.

El mayor problema, a partir de ahora, será romper la inercia de mercado. Los investigadores creen que su comercialización es viable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *