Primera planta solar de autoconsumo industrial en España


El autoconsumo energético a un precio competitivo es posible en España. No sólo en las viviendas particulares, sino también en ciertas industrias. Lo demuestra la primera instalación de este tipo que funciona en el país, gracias a la tecnología proporcionada por SMA Solar Technology. La planta ofrece una potencia de 100 kilovatios (kW) y generará 162.800 kWh al año.

La empresa que ha decidido apostar por un sistema energético limpio, sostenible, renovable y responsable con el medio ambiente y la sociedad es Bopla, un fabricante de envases de plástico, con sede en Les Franqueses del Vallès (Barcelona). En el proyecto participa también la empresa SolGironès.

La planta se compone de un total de seis equipos de inversores fotovoltaicos de SMA, cinco de ellos modelo Sunny Tripower 17000TL y otro Sunny Tripower 15000TL. Estos inversores son flexibles en cuanto a la instalación y están indicados para casi cualquier configuración modular. Cumplen con todos los requisitos que puede necesitar una industria, de modo que aseguran una fiable gestión de la red.

La inversión ha sido de 200.000 euros. La empresa Bopla ha calculado que dicha inversión se amortizará en siete años. El proyecto de energía renovable permitirá que la empresa reduzca su factura energética, que supone un 10% de sus costes de producción. Con todo, el director general de Bopla, Santi Puig, lamenta que la actual normativa sobre autoconsumo limite la capacidad de las instalaciones a 100 kW de potencia.

Energía con precio estable

El ser una plantas de autoconsumo no se conecta a la red eléctrica general, sino que se une a la red de la propia empresa, reduciendo el consumo energético y la contaminación atmosférica. Para las empresas, es una forma de ahorro constante, definitivo y seguro. La energía generada por la instalación de autoconsumo no subirá nunca de precio y las empresas podrán ahorrar desde el primer día de funcionamiento.

Además, hay que señalar que, además de ahorrar dinero, también se evitan emisiones de dióxido de carbono (CO2), en este caso, unas 44 toneladas de CO2 anuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *