Primera vivienda con certificado Passivhaus de Euskadi


La vivienda del exjugador del Athletic de Bilbao Javier Casas ha sido diseñada para tener un consumo de energía casi cero. Se calcula que podrá alcanzar ahorros de energía de hasta un 90% con respecto a una vivienda normal. Sus responsables están tramitando el certificado Passivhaus que otorga el Instituto Passivhaus de Darmstartd (Alemania) a las viviendas más sostenibles desde el punto de vista energético.

La vivienda se ha levantado en la localidad de Sopelana, una población de clima atlántico. La casa cuenta con unos 200 metros cuadrados habitables. Está construida por completo con madera y cuenta con un moderno diseño.

Su consumo de energía casi cero le permite alcanzar ahorros de energía de hasta un 90% con respecto a una vivienda normal. El proyecto ha sido realizado por la empresa Ekoetxe Green Building en colaboración con la ingeniería Geolur y la firma Vaillant.

El concepto de casa pasiva o passivhaus tiene como objetivo diseñar edificios que cuenten con eficiente aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones y una máxima calidad del aire interior. Además, debe aprovechar la energía del sol para una mejor climatización, reduciendo el consumo energético al menos en un 90% respectos a las construcciones convencionales.

En este caso, es una construcción industrializada y los elementos se fabrican en serie para ser luego ensamblados, lo que permite un ahorro importante de energía y agua en el proceso de construcción. Esta vivienda ubicada en Vizcaya tiene una envolvente que se ha realizado con un aislante medio de 35 centímetros alcanzando una estanqueidad máxima. Además, utiliza sistemas de alta eficiencia energética a través de técnicas como la geotermia vertical, la ventilación de doble flujo con recuperador de calor o la integración de gestores energéticos mediante sistemas domóticos. Así, se consigue ese ahorro de energía cercano al 90% y su consiguiente reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, con lo que se contribuye a mitigar el calentamiento global.

La nueva vivienda pasiva tendrá un consumo de energía de unos 120 kwh/m2. Así, se ahorra mucho dinero respecto a una casa convencional, que tiene un consumo de energía que alcanza los 33.396 kWh al año, lo que supone un coste económico superior a los 3.500 euros al año, mientras que la vivienda unifamiliar de Sopelana tendrá una factura anual de tan sólo 700 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *