Problemas financieros del sector fotovoltaico español


Según cálculos realizados por la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), la banca española tiene una exposición de 15.000 millones de euros al sector fotovoltaico. Por ello, la imposición por parte del Gobierno de una tasa a las renovables agravaría los actuales riesgos que atraviesan muchas instalaciones y podría generar un problema financiero a las entidades.

El sector fotovoltaico español es un sector apalancado. De los 25.000 millones invertidos en los últimos años, cerca de 15.000 millones corresponden a créditos concedidos por bancos españoles y otros 5.000 millones por entidades internacionales. Por este motivo, el nuevo presidente de la asociación, Jorge Barredo, advierte de las consecuencias que podría tener para la banca la aplicación de una tasa a las renovables. Algunas plantas ya están suspendiendo pagos debido al Real Decreto Ley 14/2010, que recorta durante cinco años el número de horas con derecho a prima.

En el sector hay fondos noruegos, canadienses y de otros países, algunos de ellos de infraestructuras, que llevan tres años sin recibir nada, y si ahora se les pone un impuesto no habrá dinero para pagarles y se verán obligados a retirarse. Por tanto, la medida del Gobierno, no sólo provocará perjuicios al medio ambiente y a la banca, sino también la pérdida de confianza de los inversores en España.

El objetivo, por tanto, debe ser aumentar la confianza en España y, en especial, en el sector de las renovables. Los fondos que se invierten en fotovoltaica son los mismos que lo hacen en infraestructuras, hospitales o autopistas. Una pérdida de confianza en la fotovoltaica afecta a otras actividades.

Por su parte, el Gobierno diseña la reforma energética con un sospechoso secretismo, sin tener en cuenta las opiniones de los principales implicados. El sector fotovoltaico es consciente del problema del déficit de tarifa y entiende que debe ser parte de la solución.

En definitiva, las renovables no son las culpables de la crisis económica. Sin embargo, sí podrían ser parte de la solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *