Un virus que aumenta la eficiencia de las placas solares

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Se investigan nuevas formas de que los paneles solares aumenten su eficiencia. Cuando se logre, este tipo de energía no va a tener comparación con ninguna otra. Entonces desaparecerán las primas, las subvenciones y las ayudas. Entonces, ojalá, desaparecerá el petróleo. Es el mítico Instituto Tecnológico de Massachussets el que está experimentando desde un lado cuanto menos original y, en cierto modo, cercano al argumento de una película de ciencia ficción: se trata de modificar genéticamente un virus.

El trabajo se ha publicado en la revista Nature. Se trata de aumentar la eficiencia de las células solares, el componente más caro a la hora de fabricar los paneles solares, logrando abaratar precisamente el proceso de fabricación. Esto se consigue modificando un virus al que han llamado M13 y que es capaz de producir la capa sensible que recibe la energía solar y la convierte en energía para uso humano.

Con este nuevo método de fabricación, el proceso de creación de los paneles es mucho más barato y, por tanto, también más eficiente. ¿Cómo es posible que esto lo consiga un virus? La clave está en la célula fotovoltaica, que es el componente que transforma la energía solar en energía eléctrica y que está hecha, habitualmente, de galio, arsénico y cristales de silicio, materiales que son capaces de liberar electrones y generar de este modo la electricidad.

Los investigadores del MIT han desarrollado unos nanotubos (tubos con un diámetro microscópico) de carbono que aumentan la producción de estos electrones. El problema de estos nanotubos es que tienden a juntarse y entonces se producen cortocircuitos. La función del virus M13 es precisamente impedir que los nanotubos se agrupen y se produzcan cortocircuitos.

En las pruebas que se han llevado a cabo hasta ahora, añadiendo estructuras construidas a partir de los virus aumentó la eficiencia de conversión de energía hasta más del 10% desde el 8%. Parece poco, pero los responsables del sistema señalan que la biotecnología es un campo de investigación que lleva su tiempo y creen que este nueva forma de fabricar células fotovoltaicas puede mejorar mucho más. Sólo se necesita más de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *