Algunos datos del coche eléctrico

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El vehículo eléctrico es el que usa como energía de propulsión la electricidad procedente de la red eléctrica. Los vehículos eléctricos no emiten directamente dióxido de carbono ni otros gases contaminantes, a diferencia de los vehículos térmicos, que están propulsados por combustibles fósiles, ya sea diésel, gasolina, GLP, o biodiésel, etc. Hay soluciones mixtas, que usan las baterías eléctricas cuando el coche va a poca velocidad o está parado, que es cuando más contamina, mientras que, a una cierta velocidad, la fuerza de propulsión proviene del motor de combustión.

Lo anterior es la información básica de los vehículos eléctricos, conocida por todos. Pero hay muchos otros datos no tan conocidos. Por ejemplo, que el vehículo eléctrico es tres veces más eficiente que el térmico y, en ciudad, puede llegar a ser cuatro veces más eficiente.

¿Qué significa que es más eficiente? Que la energía que consume un coche eléctrico es más barata para una misma distancia. De media, un eléctrico consume 20 kilovatios por hora (kWh) para recorrer cien kilómetros, mientras que un coche que use gasolina necesita, en energía equivalente, 80 kWh. Por tanto, el térmico necesita cuatro veces más energía que el eléctrico.

Lo anterior se ve reflejado en el consumo: con un eléctrico se pueden recorrer cien kilómetros con dos euros, mientras que si queremos recorrer esa misma distancia con un vehículo de gasolina 95 que esté a un precio de 1,3 euros, necesitamos nueve euros. Por tanto, algo más de cuatro veces más caro.

En el mantenimiento del coche eléctrico también se ahorra: no tiene caja de cambios, ni embrague, ni encendido, ni escape, ni motor de explosión. Su mantenimiento, por tanto, cuesta la mitad que el del térmico.

Pero lo mejor de todo es la contaminación que no emite un coche eléctrico. A lo largo de su vida útil, un vehículo eléctrico puede evitar la emisión de 6.000 litros de carburante. Esto supone evitar la emisión de dos toneladas de dióxido de carbono, 18 kilogramos de NOx o 9 kilogramos de otras partículas contaminantes.

Se mire por donde se mire, el vehículo eléctrico es la mejor opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *