Argentina desalienta la inversión eólica extranjera


Sin inversión en energía eólica, no hay posibilidad de potenciar el sector, obviamente. Y, también por lógica, si no hay un marco normativo que cree la suficiente certidumbre y condiciones favorables, los inversores no confían y se les acaba desalentando, tal y como critica la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE).

En concreto, se critica la falta de una “legislación adecuada para garantizar al inversor del exterior una utilidad razonable y exportable en divisas”, provocando, por ende, una debilidad en la generación de energía eólica en el país. Y, del mismo modo, se critica con dureza la actual situación legal de la eólica en términos comparativos, no ya sólo con respecto a “países hermanos como Brasil, Uruguay y Chile”, con los que sin embargo se comparte la carencia de “una legislación tipo Feed-in Tariff” que, recordemos, apoya la participación de empresas manufactureras y tecnológicas como de particulares para obtener energía eléctrica a partir de fuentes renovables.

Difícil financiación externa

Con respecto a las inversiones extranjeras, la AAEE lamenta que éstos “prefieran invertir en los otros países“, entre otras razones porque en esos otros países se les da un trato más favorable “con financiaciones a largo plazo e intereses extraordinariamente bajos”. Por el contrario, en Argentina ha de conseguirse la financiación “cada interesado” por su cuenta, lo que suponen intereses mayores, además de tenerse que pagar “un impuesto cuando las ganancias son superiores al 30 por ciento, mientras en otros países no supera el 3 por ciento”.


Sobre éstos y otros temas similares se debatirá en el próximo Congreso Eólica Argentina 2013, que se celebrará en Buenos Aires del 10 al 12 de julio próximos. Así, se advierte que “estas dificultades de obtener financiación externa para granjas eólicas” no permiten cumplir objetivos mínimos.

Tal y como recuerda la AAEE, prácticamente un 70 por ciento del territorio argentino posee viento aprovechable para inversiones eólicas, lo que permite “alcanzar un aprovechamiento del 25 por ciento e incluso superar el 40 por ciento en algunos casos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *