Biomasa de bosques en terrenos montañosos para generar energía


Los bosques proveen de biomasa de forma natural, biomasa que puede ser usada para producir energía. Sin embargo, algunos bosques situados en terrenos montañosos con grandes pendientes no permiten un aprovechamiento forestal económicamente viable.

Pero esto es así sólo en parte. No resulta económicamente viable… con métodos tradicionales. Este hecho puede llevar al abandono de muchos de estos montes, favoreciendo la propagación de plagas o la generación de incendios forestales, con el consiguiente perjuicio para las masas forestales, su entorno y, en definitiva, el medio ambiente.

La valorización de la madera del bosque como biomasa para uso energético es una de las soluciones que se emplean en el centro de Europa, especialmente, en las zonas montañosas cercanas a los Alpes. Por ejemplo, en la provincia autónoma de Trento, en Italia, de un tamaño similar en superficie (unos 6.000 kilómetros cuadrados) y población (medio millón de habitantes) a la provincia española de Castellón (precisamente una de las más castigadas por los incendios forestales de este verano de 2012), se sitúa en una zona muy abrupta, donde más de 130 empresas trabajan en el aprovechamiento forestal.

En esta región, casi el 60 % de su superficie son bosques con elevadas y escarpadas pendientes. Así, dichas empresas se ven obligadas a emplear cables-grúa para extraer los árboles y la biomasa hasta las pistas forestales, donde las astilladoras terminan el proceso. Después, la materia prima se transporta hasta las centrales de tratamiento de biomasa o a las calderas municipales.

En esta provincia italiana, más de un 20 % de la madera se usa para fines energéticos, sobre todo, para climatización. Son unas 120.000 toneladas que se comercializan a un precio aproximado de 60 euros por tonelada y un contenido de humedad cercano al 50 %. El aprovechamiento de la biomasa se traduce en cientos de empleos directos y estables en la región y en una importante dinamización de la economía local. Además, se evita la importación de más de 25 millones de litros de gasóleo para calefacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *