Biomasa y biogás crecieron en España un 9% en 2010


La electricidad producida en España proviene cada vez más de fuentes renovables. Así se desprende del “Informe del sistema eléctrico en 2010”, elaborado por Red Eléctrica de España (REE), que señala que la evolución de la producción de electricidad con biogás y biomasa según ha crecido un 9,4%, lo que supone un crecimiento estable respecto a años anteriores, aunque este comportamiento es diferente el de otras energías renovables.

Para la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), el sector de la biomasa en España debe ser impulsado en el periodo PER 2011-2020 de modo que se convierta en una auténtica apuesta de futuro en materia energética. Este tipo de energía ofrece varios beneficios energéticos, ambientales y socioeconómicos.

El citado “Informe del sistema eléctrico en 2010” refleja que, durante dicho año, la energía incluida en el régimen especial producida por biogás y por biomasa fue de 3.119 GWh, un 9,4% más que los 2.850 GWh de 2009. La evolución ha sido similar desde 2006: 2.274 GWh en 2006), 2.314 GWh en 2007 y 2.620 GWh en 2008.

No es un mal comportamiento, pero, en comparación con las energías solar y eólica, el aumento es mucho menor. Además, el informe de REE considera la biomasa y el biogás como el mismo tipo de energía (y, aunque presentan ciertas similitudes, hay que señalar que no son el mismo tipo de tecnología), es decir, que si se consideraran por separado, la diferencia con otras tecnologías renovables sería todavía mayor.

La eólica produjo 43.355 GWh en 2010, mientras que la hidráulica produjo 6.811 GWh con y 6.027 GWh la solar fotovoltaica. La diferencia también es enorme en lo que se refiere a potencia instalada, donde biomasa y biogás se reparten 711 MW mientras que la eólica tiene 20.000 MW y la fotovoltaica 3.500 MW. Por su parte, la solar termoeléctrica cuenta con 682 MW de potencia instalada.

En cuanto a la potencia instalada por comunidades autónomas, Andalucía ocupa el primer puesto con gran diferencia sobre el resto, con 222 MW, de los que unos 208 MW corresponden a centrales de biomasa. La siguiente región con más potencia es Asturias, con 86 MW. En Madrid (43 MW) y Cataluña (43 MW), la potencia principal procede de las plantas de biogás de vertederos. Baleares, Ceuta y Melilla no tienen un solo megavatio de bioenergía eléctrica instalado en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *