Las vísceras de merluzas podrían aprovecharse como fuente de energía

biogas-merluza
En más de una ocasión, los subproductos de la industria del pescado o de otros sectores agroalimentarios se han utilizado para obtener energía. En algunos casos, se han conseguido buenos resultados. Y, ahora, es justo lo que se quiere lograr con los desechos de pescados como la merluza. Es el principal objetivo del proyecto Optiges.

La iniciativa

El proyecto Optiges nace con la finalidad de mejorar la valorización de las vísceras de pescado desde varios puntos de vista como el higiénico-sanitario, ambiental y económico.

Esto permitiría evitar estos residuos y ponerlos en valor para diferentes usos, siendo su empleo como fuente energética uno de los principales que se va a analizar y, en concreto, en su conversión en biogás.

Este aprovechamiento tiene especial importancia, sobre todo, a raíz de la entrada en vigor de la obligación de desembarque por la que los buques pesqueros deben traer todo el pescado capturado a los puertos.

biogas-merluza
La intención es trabajar con las vísceras de diversos pescados como la merluza, rapante y rape, que proceda de los buques que faenan en el caldero de Gran sol y el litoral gallego, así como en el puerto de Vigo.

El proyecto, que tiene 12 meses de duración, permitirá que se puedan conocer las características de las vísceras en referencia a los parámetros vinculados con su posible aprovechamiento.

A través de Optiges, igualmente, se pretende formar a personas en este ámbito y en la gestión integral de estos residuos en los barcos, aparte de diseñar un sistema de logística en los puertos para gestionar adecuadamente los residuos tras su desembarco. No obstante, son objetivos que dependen de los resultados iniciales que se obtengan en el estudio y tras el análisis de las vísceras.

Participantes

Para llevar a cabo este proyecto y la investigación, hay varias empresas y entidades implicadas. La Cooperativa de Armadores de Pesca del Puerto de Vigo (ARVI) es la encargada de liderar esta iniciativa en la que también participan el Centro Técnico Nacional de Conservación de Productos de pesca, que depende de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos (Anfaco-Cecopesca). Igualmente, la Fundación Biodiversidad es otra de las entidades colaboradoras.

Artículos relacionados:

Noruega incorpora el biogás a los cruceros

Biogás a partir de residuos de la industria del aceite de oliva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *