Brasil piensa en un futuro renovable


Cada vez son más países los que apuestan decididamente por las energías renovables. Es una apuesta de futuro que, tarde o temprano, se verá recompensada. Es tratar de conseguir la autonomía energética y la independencia respecto al petróleo. Es una política responsable que generaciones futuras agradecerán. Se lucha contra la contamincación y contra la escasez de recursos y se aumenta empleo en la economía verde, sostenible.

En realidad, no cabe duda de que nos encontramos en los albores de lo que será un largo recorrido hacia la producción sostenible de energía. Un camino lento, pero sin marcha atrás y sin que haya una opción: la única alternativa son las renovables.

En Latinoamérica, Brasil es uno de los países que lidera la producción renovable. Cuenta con varias iniciativas que ya están en marcha y otras a la espera de ser aprobadas y desarrolladas. Además, el Gobierno brasileño ha manifestado que su objetivo es apoyar la energía limpia y renovable durante los próximos tres años, en especial, la eólica, que podría aumentar hasta un 600%.

Actualmente, Brasil produce 1.000 megavatios. El objetivo es que, para 2014, en el país se produzcan 7.000 megavatios. Para ello, apoyan las inversiones extranjeras en el noreste del país, la zona ideal para aprovecharse de la energía del viento.

En los últimos tiempos se han adjudicado tres contratos a la empresa de energías renovables Enel Green Power (EGP), en los que se prevé una inversión total de unos 330 millones de euros para el desarrollo de 193 megavatios. Serán nuevas centrales eólicas que se ubicarán en los estados de Bahía, Pernambuco y Río Grande do Norte. Se prevé que estos tres proyectos estén funcionando a pleno rendimiento en 2014, generando la energía suficiente para abastecer a medio millón de familias brasileñas.

Las fábricas de aerogeneradores, además, ante la crisis económica que se está produciendo en Europa, se disputan el mercado brasileño y se hacen la competencia, disminuyendo considerablemente los costes. En la última subasta, el precio de la energía eólica para Brasil fue un 50% menos al registrado en las licitaciones de hace dos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *