Cifras que explican nuestro mercado de gas actual… y futuro

planta-produccion-gas
El precio de la energía está acaparando muchas páginas de la prensa y muchas horas del telediario. Especialmente el gas, que ha experimentado una importante subida como consecuencia de la guerra de Ucrania. Por ello, en estas líneas damos algunas cifras que nos ayudan a entender el estado actual de nuestro mercado y algunas pinceladas acerca de su futuro en España.

8%: ‘independencia’ del gas ruso

España está en una posición aparentemente privilegiada con respecto al resto de Europa, pues nuestra dependencia del gas ruso es mínima, situándose en torno al 8%, según diferentes fuentes. No obstante, la inestabilidad no es buena para el mercado global: las tensiones en Ucrania también han afectado al precio del gas en España y, por ello, muchos consumidores han puesto sus miras en sus contratos de gas para lograr una tarifa de gas que les permita ahorrar.

45%: dependencia del gas argelino

Aunque España no sea dependiente del gas ruso, sí lo es del argelino. Y este país no está libre de conflictos o, al menos, de tensiones, en este caso con su vecino, Marruecos. Por tanto, cualquier reducción o interrupción de ese suministro, tendría un gran impacto de abastecimiento en nuestro país. Ese gas se importa por dos gasoductos: el Medgaz (por el Mar de Alborán hasta Almería) y el que atraviesa Marruecos y llega a España por Cádiz, aunque este último ya se ha visto afectado por las mencionadas tensiones entre ambos países.

Gas licuado: la esperanza de la regasificación

En este contexto, algunos sugieren que España podría convertirse en una potencia regasificadora. Y es que cuenta con 6 plantas de este tipo, a la que se suma otra en Portugal, duplicando así el número de las existentes en Francia y superando netamente a Alemania, que actualmente no tiene ninguna. Eso permite que, en la actualidad, más del 50% de las importaciones de gas sean en formato de gas licuado, a través de buques, y que Estados Unidos sea ya el principal proveedor de gas de España.

fogon

Una única conexión con Europa

Hay dos escollos en esa intención de convertir a España en una potencia regasificadora. Por un lado, su escasa conexión con Europa, que se realiza solo a través de un gasoducto situado en los Pirineos, entre el País Vasco y Navarra. Y por otro, la dificultad de construir el otro gasoducto proyectado, el MidCat, a través de Cataluña hacia Francia, pues tardaría 10 años como mínimo y genera dudas medioambientales.

Por todo ello, las energías renovables siguen manteniéndose como la mejor apuesta de futuro para alcanzar la ‘soberanía energética’, un término cada vez más empleado para evitar tensiones y alzas de precios como las actuales. Y la tendencia parece indicar ese camino, pues 2021 fue el año récord en producción con renovables sobre el total anual de España: el 46,7%. Eso quiere decir que nuestro país está muy cerca de conseguir el objetivo que la UE se marcó para 2030: el 50% del total.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.