Crean nanoflores para almacenar más energía solar en menos espacio


Estas bonitas flores tan delicadas son el último grito en nanotecnología, y podrían dar frutos muy prometedores, que permitirían un mayor almacenamiento de energía solar al abrir la puerta a la próxima generación de células solares fotovoltaicas y, en general, de dispositivos de almacenamiento de energía.

Estas estructuras con forma de flor están hechas de sulfuro de germanio, un material semiconductor, y sus pétalos han hecho posible el milagro científico de permitir una mayor superficie de almacenamiento en un pequeño espacio, explican sus creadores, un equipo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos.

Esta doble ventaja las convierte en un hallazgo con vocación funcional que puede marcar un antes y un después en la tecnología de la energía solar. Por lo pronto, aunque sus posibilidades todavía estén sin descubrir, el almacenamiento de energía en sistemas fotovoltaicos con estas nanoflores sería muy útil en celdas solares gracias a la alta conductividad de las mismas y a su mencionada capacidad para ocupar poco espacio.

A diferencia del grafito, un material similar al sulfuro de germanio, resulta más eficaz en absorción de energía solar y en su capacidad para convertirla en energía útil, además de ser menos tóxico y más económico que la mayoría de los materials usados actualmente en las células solares, por lo que las nanoflores se revelan como una buena alternativa.

Además, su uso en baterías de iones de litio podría darles a éstas una mayor duración por el mismo motivo, es decir, ofrecen una estructura más delgada y una superficie mayor, por lo que pueden contener más iones de litio en el mismo espacio que actualmente. Igualmente, las nanoflores podrían mejorar la capacidad de los supercondensadores, que también se usan para almacenar energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *