Ecologistas en acción resolvería la crisis energética multando a ciudadanos y empresas que consuman demasiado


“Multar de forma exponencial” a los consumidores que sobrepasen sus derechos de consumo energético es parte de las medidas que propone Ecologistas en acción para acabar con la crisis energética, de acuerdo con el informe que presentará esta semana en la cumbre de Río+20.

Elegir el momento adecuado, el tan de moda timing, es algo fundamental si hablamos de actualidad, y Ecologistas en acción ha aprovechado la atención mediática que suscita la cumbre de Río+20, prevista del 20 al 22 de junio, para proponer sus interesantes soluciones a la crisis energética. Justo a las puertas de celebrarse esta cita internacional en pro de una economía verde, la ONG nos presenta sus tres propuestas para afrontar la difícil situación energética actual.

Ecologistas en acción dice que sus propuestas son claras y factibles, y que la voluntad política es su único requisito de viabilidad, eso en lo que respecta a las dos primeras, a nivel de la UE e interno español. La tercera de ellas implica a la ciudadanía dentro de un plan de comercialización de electricidad proveniente de fuentes renovables.

A nivel de la UE, se propone un tope en el uso de las energías no renovables (combustibles fósiles y energía nuclear), que iría descendiendo de forma progresiva cada año y para incentivar la inversión en energías renovables se plantea multar a los ciudadanos y empresas que sobrepasen los límites recogidos en los derechos de consumo energético que se repartirían de forma gratuita entre la población y las empresas.

Por lo tanto, las multas estarían contempladas dentro de un sistema que penalizaría a quienes contaminaran más y premiaría a quienes lo hicieran menos. Así, toda persona o empresa que contaminara por debajo de lo permitido en los derechos obtendrían gratificaciones para ayudarles a invertir en fuentes renovables. De este modo, la sociedad caminaría hacia una economía verde.

Más renovables y paneles en copropiedad

A escala española, la ONG presenta un plan de generación eléctrica con miras al 2020, que supone prescindir del carbón, el fuel y la energía nuclear para entonces, reduciendo el gasto energético y aumentando la generación de las renovables hasta alcanzar el 72 por ciento.

La tercera propuesta hace referencia a Som Energía, una cooperativa productora y distribuidora de energía renovable, permitiendo a los ciudadanos la copropiedad de los paneles de la empresa y el contrato de la electricidad a través de la misma, en lugar de otras compañías multinacionales que, advierte la ONG, “tienen intereses en los sectores no renovables.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *