El avión Solar Impulse volará de California a Nueva York


El avión suizo Solar Impulse volará próximamente de California a Nueva York antes de su siguiente gran reto, que será dar la vuelta al mundo en 2015. Todavía no se conocen los detalles del plan, pero ya se sabe que el avión despegará en el verano de 2013.

Como en todas las travesías anteriormente realizadas, con ésta también se pretende llamar la atención sobre el potencial de las energías renovables en la aviación y, en general, en otros muchos sectores.

Sus creadores, Bertrand Piccard y André Borchberg, se muestran emocionados por ir a realizar su próxima gesta en el país donde nació la aviación. Pero no sólo eso, porque además partirán de California, un Estado a la vanguardia en el uso de la energía solar, que cuenta con uno de los programas estadounidenses más ambiciosos para la promoción de la energía renovable.

Por una aviación sostenible

Así, el Solar impulse, un avión que utiliza la energía solar como único carburante, dará la espalda al Océano Pacífico para cruzar el país de oeste a este, rumbo al Atlántico, con final de trayecto en la Gran Manzana, donde esperan poder contagiar algo de la simpatía californiana por las energías limpias.

En realidad, esperan poder hacerlo al mundo entero, pues mundial es también la repercusión mediática de las gestas que hace este avión de apenas 1.500 kilos, con un sólo asiento y unas alas de poco más de 60 metros. Unas características bastante modestitas las de este sorprendente avión que no utiliza ni una sola gota de combustible y cuya velocidad no supera los 110 kilómetros por hora pero que, sin embargo, es soberbio a la hora de demostrar que la aviación sostenible es una opción.

El gran reto de dar la vuelta al mundo se realizará con una versión mejorada del Solar Impulse, el HB-SIB, con unas alas más largas y una cabina de mayor tamaño. El proyecto empezó en el año 2005 con un coste previsto aproximado de 90 millones de dólares que se ha superado ampliamente, y desde su nacimiento se dejó claro que no pretende transportar mercancías ni pasajeros, sino mensajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *