El reciclaje de placas solares

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Instalar placas solares para aprovechar la energía limpia y renovable que proviene del sol proporciona muchos beneficios, pero este tipo de placas tiene una vida útil, llega un momento en que no se comportan de manera eficiente y ya no sirven para realizar su cometido. Entonces, ¿qué se hace con estas placas solares? Si se es consecuente, lo ideal es reciclarlas. Sin embargo, al ser unos dispositivos relativamente nuevos, no hay muchas instalaciones donde llevar este cometido.

En todo el mundo existe un gran desarrollo de este tipo de energía limpia y, en unos años, los paneles solares que terminan su vida útil se convertirán en un problema en vez de una solución. Son los residuos fotovoltaicos. Existen dos plantas en Europa preparadas para el reciclado de paneles fotovoltaicos. Una es Solar Material, situada cerca de Freiberg, y la otra se encuentra en Frankfurt am Oder, ambas en Alemania.

En España, por otra parte, se va poner en marcha la primera planta de reciclaje de módulos fotovoltaicos. Además de llevar a cabo el reciclaje de las placas solares, se pondrá en marcha un laboratorio de investigación y desarrollo sobre este sector. La instalación estará ubicada en Calatayud y se crearán con ella veinte empleos directos.

El proyecto nace después de quince meses de investigación, con una inversión inicial de 3 millones de euros. Para su desarrollo se han unido dos grandes grupos industriales, el grupo Electria de España y el grupo Poseidon de India.

El reciclaje de placas solares permite la reutilización del silicio para la construcción de nuevas placas. Es importante señalar que el silicio supone el 70% del coste de una célula solar, por lo que el reciclaje de este material es indispensable para la sostenibilidad del sector. Aparte del silicio, de las placas solares se reciclan algunos metales, el cristal y los plásticos.

Se calcula que, en toda Europa, hay al menos 10.000 toneladas de placas solares disponibles para su reciclaje. Pero está cifra seguirá subiendo, ya que cada vez se construyen más huertos solares, además de la renovación de los ya existentes, por lo que la cantidad de placas que se tendrán que reciclar en 2030 llegará hasta las 35.000 toneladas. Otros cálculos, quizá demasiado optimistas, prevén una recogida de material para 2020 de 6.000 toneladas de residuos y de unas 130.000 toneladas para 2030.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *