Eliodoméstico, el horno solar que desaliniza el agua


Con la ayuda del sol, Eliodoméstico es capaz de desalinizar hasta cinco litros de agua marina al día. Lo hace de forma sencilla, simplemente dejando que el agua salada se evapore primero y luego acabe de nuevo condensada en un plato, ya lista para su uso.

El padre de este inventazo, que acaba con la penuria de agua potable de tantas y tantas personas en el mundo, es Gabriele Diamanti, un diseñador italiano que ha tenido la genial idea de fabricarlo con materiales fácilmente accesibles.

Eliodoméstico tiene también la ventaja de ser un proyecto open-source, lo que significa que se admiten modificaciones para mejorarlo. Aunque, por ahora, el proyecto funciona de perlas sin necesidad de cambios. Básicamente, utiliza un sistema similar al de una tradicional cafetera, pero en sentido inverso. Es decir, la parte superior es la que llenamos con agua salada y la energía solar se encarga de evaporarla y llevarla hasta un plato inferior a través de un tubo que conecta ambos espacios.

Eliodoméstico ha ganado este año el premio al mejor invento en el concurso de diseño Core77, y su innovación y diseño sostenible lo hicieron finalista en el premio Emile Hermes en el 2011.

La inspiración le vino a Diamanti tras recorrer medio mundo y ver con sus propios ojos las dificultades de supervivencia que se sufren en zonas donde no hay agua potable. Una experiencia que, unida a su vocación inventora acabó en este insólito y revolucionario destilador de agua marina, barato, accesible y, lo mejor de todo, no necesita electricidad, filtros ni ninguna otra cosa. Sencillamente, funciona con energía solar como única energía.

En el vídeo puedes ver sus partes con más detalle. De un modo curioso, además, el diseño del plato facilita su transporte sobre la cabeza, al estilo tradicional de muchos pueblos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *