En marcha la primera ferrolinera, punto de recarga eléctrico en una estación de tren


El grupo de investigación de Tecnología Electrónica de la Universidad de Sevilla, España, en colaboración con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), ha desarrollado un sistema de recarga de vehículos eléctricos que utilizará la energía sobrante de las redes de trenes de cercanías y metro.

En las subestaciones de cercanías, alimentadas por tensión continua, existe una nueva tecnología de trenes con frenado regenerativo, es decir, que una parte de la energía cinética del propio tren es devuelta a la red en forma de energía eléctrica. Sin embargo, si esa energía no se aprovecha en el mismo momento, se desaprovecha. Adif ha puesto en marcha la primera de estas ferrolineras en la estación Vialia María Zambrano de Málaga.

El proyecto de investigación ha sido bautizado como Ferrolinera 3.0. El excedente de energía se usará a través de unos sistemas de recarga rápida de vehículos, de modo que la energía no se queme, sino que se pueda almacenar y los usuarios de coches eléctricos lo usen para recargar el vehículo en veinte minutos.

Juan Manuel Carrasco, catedrático en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla, explica que, aunque un vehículo eléctrico no produce emisiones contaminantes durante su funcionamiento, generar la energía necesaria para moverlo puede consumir recursos no renovables y emitir carbono. Gracias a Ferrolinera 3.0 se contribuirá a la sostenibilidad mediante el aprovechamiento de un tipo de energía eléctrica limpia.

Se calcula que los países de la Unión Europa tienen, de media, entre un 50 y un 60% de dependencia energética externa en el sector del transporte, cifra que puede llegar a más del 80% en un país como España. Es un problema por el precio del combustible como por la garantía de suministro. Europa, por ello, lidera el desarrollo tecnológico del coche eléctrico

Si tenemos en cuenta los estudios que afirman que de toda la energía primaria que se consume en España, el 34,5% está relacionada con el transporte, la única forma de reducir esa dependencia energética pasa por reducir también el consumo de petróleo asociado.

Una red de puntos de recarga conectados a la red ferroviaria, las ferrolineras, ofrecerán al mercado una nueva solución tecnológica y convencerán a los conductores de que el coche eléctrico es una buena idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *