España se queda sin industria en el sector eólico


Parece que el negocio eólico ha llegado a un punto de inflexión en España. ¿Es que ya no se pueden construir más parques eólicos? ¿Es que ya no hay más viento en el país? El caso es que las ventas de aerogeneradores están relentizándose da tal modo que queda poco para que se detengan del todo. No es extraño, pues, que las empresas busquen inversiones en el extranjero. El Gobierno de España está perdiendo una oportunidad enorme de afrontar la larga crisis económica con el desarrollo de las energías renovables.

Las ventas de aerogeneradores en España han disminuido en un 80% respecto al año anterior. Pero las previsiones son aún peores. Si la situación sigue igual es bastante probable que las ventas lleguen hasta cero. En la peor proyección, en unos meses, no se comprará ni un solo aerogenerador en España. En 2010, la industria eólica de España ni siquiera alcanzó la cifra de 300 megavatios vendidos. La media de pasados años llegaba a oscilar entre los 1.500 y los 2.000 megavatios.

Esto ocurre precisamente cuando se están produciendo récords de producción eólica en España. La producción sube, pero las ventas de los aerogeneradores para nuevos parques caen en picado. Ya no es tan buen negocio… ¿no recuerda a lo que ocurrió con la industria solar, que frenó en seco en su desarrollo?

Hay que señalar que en el sector eólico, los proyectos se preparan con antelación y los pedidos de aerogeneradores se hacen con uno o dos años de antelación. El problema es que el Gobierno aún no ha desarrollado la normativa que regirá el sector a partir de 2013 (claro que es bastante probable que el partido que gobierna, el PSOE, ya no lo haga a esas alturas, por lo que, ¿para que molestarse?), así que nadie se atreve a hacer pedidos. La incertidumbre acaba con el desarrollo industrial.

Una industria prácticamente paralizada en tiempos de crisis y, a tenor de lo visto, los próximos meses empeorará aún más su situación. Gigantes como Gamesa o Acciona, ya que tienen la posibilidad, concentran sus esfuerzos en el mercado internacional. España se queda sin industria en el sector eólico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *