Gas eólico, la nueva energía que se experimenta en Alemania


Alemania está desarrollando una nueva forma de obtener energía a partir de una fuente renovable y limpia, una innovación que ya han bautizado como “gas eólico”. Se trata de una nueva tecnología que convierte la energía sobrante proveniente de la energía eólica en hidrógeno para almacenarlo en la red de gas natural.

El Grupo E.ON ha instalado en Falkenhagen una planta piloto que, aprovechando la energía renovable, producirá, a partir de 2013, unos 360 metros cúbicos de hidrógeno cada hora, mediante un proceso de electrólisis. Esto quiere decir que dividirá el agua en oxígeno e hidrógeno con la ayuda de corriente eléctrica. Para ello, son necesarios tan sólo 2 megavatios (MW), según los responsables del experimento.

La idea es verter ese hidrógeno en la red de gas y utilizarlo como gas natural convencional. De este modo, la red de gas se convertirá en un sistema de almacenamiento de energía renovable y se resolvería uno de los grandes problemas de la eólica: el excedente de energía generado. Además, con este sistema se podría suministrar una producción de energía continua y no depender de las condiciones atmosféricas.

Por otra parte, según los responsables del proyecto, cabe la posibilidad de que el gas natural se convierta en una energía limpia. Esto puede ser muy importante, ya que, según la Agencia Internacional de la Energía, en los próximos 25 años la demanda de energía mundial crecerá un 40% y, la de electricidad, un 84%. Por tanto, se necesita un mayor desarrollo de las energías limpias para que la temperatura global del planeta no aumente más de 2º C. En otras palabras, hay que frenar en seco la emisión de gases de efecto invernadero.

Parte del éxito de las renovables en el futuro depende de que se creen nuevas formas de almacenamiento para poder incrementar la distribución de energías como la eólica o la solar. Así, a largo plazo, si esta nueva tecnología consigue la aprobación de los mercados, podría tener gran impacto en la industria eólica.

En la actualidad, calculan que se podría añadir hasta un 5% de hidrógeno al gas natural en la red sin ningún problema. A medio plazo, los expertos esperan que sea posible elevar ese porcentaje hasta el 15%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *