Gran éxito del sistema de alquiler de bicicletas en Dublín


Dublín, la capital de Irlanda, no es precisamente una ciudad que se caracterice por su tiempo apacible. Llueve a menudo y, aunque es una ciudad costera que vive de espaldas al mar, el viento sopla con fuerza muchos días y el río Liffey humedece y enfría el ambiente. Sin embargo, su sistema de alquiler de bicicletas es uno de los que más éxito ha tenido en el mundo. Será porque está bien gestionado y porque los ciudadanos son conscientes de la importancia de usarlo.

El sistema es conocido como Dublinbikes. Cumplirá dos años de funcionamiento en septiembre de 2012. Tiene más de 58.000 usuarios y, hasta la fecha, se han alquilado más de dos millones de bicicletas. Con cada bicicleta del sistema de alquiler, de media, se realizaron más de 2.200 viajes en sólo un año. En Londres, en cambio, se hicieron de media unos 1.000 viajes.

El éxito del sistema de alquiler de bicicletas en Dublín, responsabilidad del Ayuntamiento de la ciudad y de la empresa francesa JC Decaux, se debe a tres factores, según sus responsables: los usuarios se han adaptado enseguida al sistema y ahora son sus mejores promotores, el tiempo que se ahorra por la buena ubicación de las estaciones y la calidad del servicio prestado por la empresa JC Decaux. Además, el sistema es realmente barato: la cuota anual cuesta 10 euros. Los dublineses se han montado en las ruedas porque se lo han puesto fácil y barato.

El Ayuntamiento de Dublín tiene un proyecto en el que el transporte público sea gratuito para los ciudadanos de Dublín. Según los datos que manejan, en la actualidad, el 97% del uso del sistema de bicicletas se hace durante menos de media hora. Sólo se cobrarían los que lleven más tiempo.

Además, se producen otros efectos beneficiosos. Cualquiera que use el sistema, cuando coge un coche, tiene más cuidado con los ciclistas. En otras palabras, se mejora la seguridad a la hora de conducir por la ciudad.

No sólo los dublineses usan el sistema de alquiler diariamente, también muchos turistas deciden que es una buena opción para recorrer esta pequeña ciudad que no tiene demasiadas cuestas. Se puede alquilar una dublinbike durante tres días por dos euros. ¿Quién se puede resistir?

El éxito del sistema de bicicleta reclama que se siga mejorando. Así, se quiere pasar de las 550 bicicletas y 44 estaciones que existen ahora a 5.000 bicicletas y 300 estaciones. Quizá, en unos años, en Dublín nadie coja el coche. ¿Una utopía? No si el Ayuntamiento y sus ciudadanos caminan juntos para conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *