Grandes bolsas submarinas para almacenar viento


El gran problema de la energía eólica, lógicamente, es qué hacer cuando el viento no sopla. Aún no hemos descubierto cómo “fabricar” viento. Es difícil abastecer de energía a una población sólo con energía eólica. A no ser, claro, que se almacene.

El almacenaje de las energías renovables intermitentes (eólica, solar) es, tal vez, el campo que más se necesita desarrollar para lograr una producción energética totalmente sostenible. En ocasiones, las soluciones llegan con puntos de vista originales. Es el caso de unos globos hinchables atados al fondo del mar que son capaces de almacenar viento.

El proyecto está siendo desarrollado por investigadores de la Universidad de Nottingham, del Reino Unido, y ya se encuentra en fase de pruebas. Se trata de la Energy Bag, un dispositivo largo e hinchable de almacenamiento de energía que han sumergido en las aguas de las Islas Orcadas, en Escocia.

El concepto es simple, como ocurre a menudo las con ideas brillantes. La electricidad que no se usa en los parques eólicos de alta mar es utilizada en los días de más viento para hacer funcionar un compresor de aire, que llena grandes bolsas hinchables que se encuentran sujetas al fondo del mar.

En los días en los que no sopla el viento o éste es menos fuerte, el aire que se almacenó se puede usar para mover las turbinas de los aerogeneradores y producir energía.

Los investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts presentaron una idea similar el año pasado utilizando esferas huecas en lugar de estas bolsas. La idea es similar. También la empresa canadiense Hydrostar está desarrollando actualmente un dispositivo de almacenamiento de energía de aire comprimido submarino similar.

Las bolsas están fabricadas por Thin Red Line, una empresa de estructuras de telas de alto rendimiento que trabaja para aplicaciones aeroespaciales. Poder ubicar las bolsas en el fondo del mar permite que el líder del proyecto, Seamus Garvey, utilice la gran presión de agua de las profundidades para contener el aire comprimido en vez de tener que construir un grueso y pesado recipiente de almacenaje.

La idea es hundir las bolsas, de 20 metros de diámetro, a una profundidad de seiscientos metros para almacenar cerca de 70 mWh de energía, el equivalente a unas catorce horas de generación de energía de una de las grandes turbinas eólicas de alta mar.

La empresa planea comenzar la construcción de un proyecto piloto de 4 mWh conectado a una red de suministro bajo el lago Ontario el próximo verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *