Innovación solar: células ultraligeras o que generan energía con la lluvia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Paneles solares lluvia
Dos importantes limitaciones de los paneles fotovoltaicos son su peso y tamaño, así como la dependencia de que salga el sol. No es extraño, por lo tanto, que surjan propuestas como éstas, un par de inventos que pueden llegar a ser revolucionarios.

El primero de ellos hace suya aquella frase popular que busca grandes soluciones a los grandes problemas. A su vez, se sigue la máxima de poner buena cara al buen tiempo. En este caso, la lluvia se convierte en un elemento positivo, pues son células solares capaces de seguir generando electricidad cuando llueve.

Paneles productivos tambien con lluvia

La mayor eficiencia, otro gran caballo de batalla de la tecnología solar, aquí se logra de un modo inédito a la par que ingenioso. Sus inventores, investigadores de la Ocean University, en China, están desarrollando placas solares que también sacan partido de las gotas de lluvia.

Lo consiguen gracias al grafeno. En concreto, aprovechan los iones positivos y negativos de las impurezas del agua de lluvia, entre otras sales como el calcio o el amonio, para acumular energía. Lo consiguen seprando los iones en capas, con lo que logran que éstas actúen como micro condensadores. Por lo pronto, en las pruebas realizadas hasta la fecha se ha logrado una eficiencia de un 6,53 por ciento, un punto de partida prometedor.

Células ligeras como pompas de jabón

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han inventado unas células solares tan delgadas, flexibles y ligeras que abren las puertas a un sinfín de aplicaciones. Son tan ligeras que introducidas en la parte superior de una burbuja de jabón logran que ésta se mantenga intacta, sin explotar.

¿Y qué hay de su rendimiento? Mientras que un módulo solar típico, realizado a base de silicio con cubierta de vidrio permite producir unos 15 vatios de potencia por kilogramo de peso, las nuevas células alcanzan una potencia de 6 vatios por gramo, unas 400 veces mayor.

Son las células solares más ligeras y finas que existen, pero todavía son un concepto de laboratorio, muy lejos de su comercialización. Entre otras mejoras, se busca crear una protección que evite su degradación. Se trata de un aspecto clave para preservar su rendimiento, habida cuenta de que su uso será intensivo y, por lo tanto, le afectará el polvo y otros contaminantes.

2 comentarios

  1. Muy promisoras las investigaciones para el futuro del mundo.
    Mejor ivertir en esos trabajos que en el desarrollo de de medicinas u otros estudios para correjir errosres del pasado.

  2. Hola Antonio,
    Sí, es sorprendente lo mucho que se avanza. Mejor invertir en todo, siempre que sea para un mundo mejor. Un saludo y gracias por comentar : )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *