La biomasa renta más que el hormigón

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa de AVEBIOM (Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa) ha investigado cualitativa y cuantitativamente el peso de los proyectos bioenergéticos en el Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo (conocido como Plan E), del Gobierno de España. El Plan E financió 146 calderas de biomasa en 126 municipios. Los municipios que instalaron calderas de biomasa han conseguido ahorrar en gasto corriente, mientras que los que se decidieron por renovar calles y alumbrado público, lo han incrementado.

El objetivo del Plan E era hacer frente, en la medida de lo posible y con la colaboración de las administraciones locales, a la crisis de la actividad económica y el empleo. Se crearon para ello dos fondos, el Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL), dotado con 8.000 millones de euros, y el Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local (FEESL), dotado con casi 5.000 millones de euros. En total, se han financiado 58.812 proyectos distribuidos en 8.091 municipios.

Con el objetivo de conocer la repercusión que ha tenido el Plan E en el sector de la bioenergía, AVEBIOM ha analizado los datos usando las herramientas puestas a disposición por el Ministerio de Política Territorial y Administración Pública, que permiten conocer qué, dónde y cuánto se ha invertido en cada municipio. Han sido, pues, 146 los proyectos relacionados con la instalación de calderas de biomasa (nuevas o de sustitución) en diferentes edificios de uso público como colegios, guarderías, piscinas, centros deportivos, edificios municipales, centros culturales y sociales, auditorios, bibliotecas, viviendas sociales y residencias geriátricas.

Estos proyectos en el sector de la bioenergía han tenido unas partidas económicas asignadas que han supuesto el 0,24% del total del Plan E. Andalucía, Cataluña y Castilla y León, por este orden, han sido las comunidades autónomas que más han apostado por estas iniciativas.

Se podría destacar Terrassa, en la provincia de Barcelona, donde se instalaron calderas en varios edificios y que recibió en octubre el Premio Fomenta la Bioenergía otorgado por AVEBIOM, y Jun, en Granada, que ha puesto en práctica la “Teledemocracia activa”, ofreciendo a los vecinos la posibilidad de decidir sobre qué proyecto municipal se tenía que invertir el dinero del Plan E. La respuesta fue unánime: instalar calefacción de biomasa en el colegio público.

En todas las localidades donde se han llevado a cabo estos proyectos de energía de biomasa han disminuido el gasto corriente en la partida de calefacción municipal y, por tanto, han podido rebajar su nivel de endeudamiento. Además, ese dinero ahorrado permite invertir en otros proyectos. Por último, no hay que olvidar que estos proyectos fomentan la creación de empleo local, contribuyen a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y a la gestión sostenible de los montes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *