Importar basura para reciclarla en forma de energía


Obtener energía de desechos o residuos, es decir, a partir de la basura corriente y moliente pero, eso sí, separada y reciclada previamente, es un sistema cada vez más empleado en todo el mundo. Es más, este modo de generación eléctrica tiene tanto éxito en algunos países que su uso intensivo a menudo necesita de más desperdicios y hay que comprarlos, exportarlos de otros países.

Suecia, el caso más conocido, se quedó sin basura para reciclar y está importándola. Pero, en contra lo que pudiera parecer, esta carencia no obedece a una falta de colaboración ciudadana sino más bien de lo contrario. La concienciación resulta ejemplar en este aspecto, y precisamente por ello se ha podido explotar con tanta ventaja un sistema de producción energético basado en tan peculiar combustible.

Echar más leña al fuego, es decir, en este caso más basura a las calderas de combustión, exige un volumen de residuos mayor que el disponible en el país, cuyos habitantes se benefician de una calefacción y electricidad más verdes al prescindir de los combustibles fósiles y de las hidroeléctricas. Pero no todo es de color de rosa pues, hoy por hoy, el sistema también tiene sus fallos, como por ejemplo las nefastas cenizas que se generan, y cuyo reciclaje todavía no se ha solventado.

El caso de México

Si la basura no se recicla o no se hace de forma adecuada, es decir, si la ciudadanía no colabora en la separación de residuos y ésta tampoco se realiza después, se llega a una situación típica en la que limpiar los subproductos creados acaba siendo más costoso que importarla.

En México sólo se recicla el 15 por ciento de la basura, un porcentaje que no llega ni a la mitad que en Noruega o Alemania, con lo que la importación se hace necesaria por una carencia evitable, si bien igualmente se importan grandes cantidades de basura no reciclada. Sin embargo, su uso mayoritario no es la producción energética sino la de productos, con lo que también se logra un ahorro energético indirecto gracias a su reutilización.


Además de Oslo, Nápoles constituye otro buen ejemplo de transformación de basura por combustión en energía para la calefacción de la mitad de la ciudad. Y, si de países hablamos, las plantas incineradoras de Suecia, Austria o Alemania son deficitarias de basura, por lo que se ven obligados a importarla de otros países.

3 comentarios

  1. Buenos tardes señores, me parece excelente documento, yo he estado estudiando el tema de la producción de energía eléctrica a través de los residuos sólidos urbanos (Basura), por medio del proceso de la pirolisis “que es un proceso derivado de la termolisis”, o sea, procesar la basura para generar un sin gas a través de la ausencia de oxigeno y a altas temperaturas (de 900 a 1.200 Grados centigrados), y por medio de este gas se mueven unas turbinas que producen la energía eléctrica y/o el bio-combustible, este es el proceso de pirolisis que se usa para producir energía eléctrica con la basura, quiero que por intermedio de ustedes me ayuden a contactar las empresa que fabrican estas plantas, se que las mejores están en Alemania, saludos y felicitaciones por el documento.

  2. Hola Fernando,
    Interesantes tus explicaciones, lamentablemente no tenemos contacto con esas empresas, se trata de un post meramente informativo. Un saludo y gracias por comentar : )

  3. Yo soy Colombiano y me parece inportante el articulo en mi pais estamos intentando hacer de la agricultura SANA un tema de orden nacional, creo que seria bastante importante dar mayor enfasis al articulo para que mucha gente lo pueda extraer como un tema de consulta en las escuelas primarias que es donde veo se puedan introducir conceptos como estos a nuestro pueblo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *