La energía solar se abarata para los más pobres

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El coste de la iluminación LED es cada vez menor. Las baterías también bajan su precio, así como los paneles solares. Todo ello, unido a nuevos planes de negocios, permiten a millones de hogares en África y otros lugares sin recursos económicos ni infraestructuras, cambiar las lámparas de queroseno por iluminación eléctrica, más limpia, renovable y, aún más importante, segura. Para algunos, esto ofrece un medio para cargar sus teléfonos móviles sin tener que alquilar un cargador.

Los avances tecnológicos están abriendo un enorme nuevo mercado para la energía solar: esos casi millón y medio de personas en todo el mundo que no tienen acceso a la red eléctrica. Son personas sin recursos, los más pobres del planeta, personas que, por si tuvieran poco con lo que les ha tocado vivir, tienen que pagar mucho más para la iluminación que la mayoría de la gente de los países ricos. Esto se debe a que no tenían más remedio que usar lámparas de queroseno ineficientes. Pero esta situación está cambiando.

Habitualmente, en otros lugares del mundo, en otras situaciones, cuesta más producir energía a través de la energía solar. Especialmente, cuando se incluyen los costes de la batería. Pero en el caso de países pobres, la energía solar puede llegar a costar la mitad que la iluminación a través de queroseno.

La guerra empresarial está abierta. Cientos de empresas luchan por ser parte de este mercado emergente. Si sirve para abaratar aún más los precios, bienvenida sea la competencia. El sector se ha disparado, ha señalado Richenda Van Leeuwen, director para la Energía y el Clima de la Fundación de las Naciones Unidas. Ha habido un cambio radical en los últimos cinco años.

Varios factores han confluido para que se produzca este cambio. El coste menor de la tecnología LED es uno de los más importantes. Las bombillas LED son más eficientes y la gente puede obtener iluminación con un panel que sólo genera un par de vatios de potencia.

Además, este tipo de sistemas se pueden pagar en menos de dos años con una financiación adecuada. Sin embargo, a pesar de tantas facilidades, el coste inicial es todavía demasiado elevado para muchas personas. Este 2012 se celebra el Año de la Energía Sostenible para todos. Ojalá se algo más que un mero nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *