La eólica en España frena su crecimiento


Aunque la energía eólica es el tipo de energía limpia y renovable que más crece en España, el pasado año 2010 frenó su crecimiento. En total, se cerró el 2010 con 20.676,04 MW. Esto supone que superó, por un pequeño margen, el objetivo del Plan de Energías Renovables 2005-2010.

El año 2010 ha sido complicado para el sector y eso es algo que ha contribuido a la ralentización del ritmo de crecimiento. En total, se instalaron 1.515,95 MW en España, lo que supone un incremento de la potencia instalada del 8% respecto al año 2009. Esto supone el crecimiento más lento en término absolutos desde 2003. La potencia instalada a fecha de 31 de diciembre de 2010 era de 20.676,04 MW, sobrepasando por poco el objetivo fijado en el Plan de Energías Renovables (PER) 2005-2010, que era de 20.155 MW.

Para la Asociación Empresarial Eólica (AEE) estos datos no resultan una sorpresa. Esta asociación hace un seguimiento de los datos de todas las empresas del sector eólico en España y ya había advertido que, en el año 2010, se produciría una ralentización debida a la entrada en vigor, a mediados de 2009, del Registro de Preasignación. A esto hay que sumar la incertidumbre por la falta de un marco regulatorio claro (algo similar a lo que ocurre en el sector de la energía solar) que establezca qué camino seguir a partir de 2013. Por último, no hay que olvidar la crisis económica, que ha propiciado suspensión de pedidos y pérdida de empleo, sobre todo, en el sector industrial, sector que demanda gran cantidad de energía.

Para los dos próximos años, queda pendiente la puesta en marcha, según los datos del Registro de Preasignación, de casi 3.000 MW. Pero, a partir de 2003, se desconoce la retribución que percibirán las instalaciones, así como el sistema que se utilizará, factores que sin duda frenan el desarrollo de la inversión en nuevos parques eólicos. Parece, pues, que el Gobierno ha olvidado el objetivo marcado por la Unión Europea de que todos los países miembro alcancen el 20% de consumo final de energía desde fuentes renovables en 2020. Si ni la eólica ni la solar se desarrollan, cumplir este objetivo será bastante complicado. Con todo, las previsiones del Gobierno son optimistas, en el Plan de Acción de Energías Renovables (PANER) mandado a Bruselas, prevé que, en dicha fecha, se produzcan 35.000 MW de energía eólica terrestre y 3.000 MW de eólica marina. El sector eólico pide urgentemente un marco regulatorio para poder cumplir estos objetivos.

En 2010, Castilla y León fue, por segundo año consecutivo, la Comunidad Autónoma que más energía eólica instaló: 917 MW, el 60,4% de toda la nueva potencia instalada. Cataluña, con 326,87 MW nuevos, y Andalucía, con 139,41 MW fueron las siguientes comunidades donde más energía de este tipo se instaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *