La UE pide “mirar” el coste de las renovables y más impuestos medioambientales

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las reformas que Bruselas pide a España a cambio de concederle flexibilidad para reducir déficit tocan temas relacionados con las energías renovables y los impuestos ambientales. En concreto, la batería de medidas verdes solicitadas a instancias comunitarias se refieren a una serie de cuestiones que persiguen competitividad sin renunciar al cuidado del entorno.

En materia energética, la UE recomienda acabar cuanto antes con el déficit de tarifa a través de una reforma del sector de la electricidad antes de finalizar 2013, así como “mirar con detenimiento” el coste de renovables, suprimiendo las ayudas al carbón y valorando la oportunidad de los ciclos combinados de gas, sobre todo como apoyo para suplir la intermitencia de las renovables.

Según el director general de Energía de la Comisión Europea, Philip Lowe, las energías renovables no necesitan subsidios a largo plazo para acabar siendo competitivas, por lo que la clave para que éstas resulten interesantes obliga a buscar su eficiencia.

Apostar por el gas

El carbón, por otra parte, no debería avanzar en detrimento del gas. Muy al contrario, el lugar de este último debe estudiarse adecuadamente para que encaje en el mix de generación eléctrica en España y así poder apostar por las plantas de gas en función de este análisis.

Igualmente, hay que considerar también que el gas “tiene la flexibilidad necesaria para complementar la producción de renovables”, manifestó en la reunión anual de la Asociación Española del Gas (Sedigás).

Otra de las exigencias de Bruselas, por último, hace referencia a la necesidad de incrementar las cargas medioambientales, en especial gravando los carburantes, lo que significa más impuestos pero también más ingresos ambientales.


Recordemos que el ciclo combinado a base de gas natural produce electricidad con un impacto ambiental más reducido que con las centrales térmicas convencionales, si bien su impacto es mayor que el de las plantas eólicas o solares, pongamos por caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *