Latinoamérica debería apostar definitivamente por las energías renovables


La secretaria ejecutiva de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático, la costarricense Christiana Figueres, desde la Secretaría General Iberoamericana en Madrid, ha señalado que Latinoamérica puede quedar rezagada en el desarrollo de las energías limpias y que podría aportar mucho más a la lucha contra el cambio climático. En general, en el subcontinente, se sigue dependiendo en demasía de los combustibles fósiles.

Según Figueres, la región aprovecha sólo una cuarta parte de los recursos acuáticos que posee y que equivalen al 35% del agua del mundo. Por el contrario, experimenta una “alarmante fosilización de las matrices energéticas”, según sus propias palabras. Es decir, que se depende peligrosamente de los combustibles fósiles. Alertó, así mismo, de que este modelo económico puede dejar a Latinoamérica bloqueada en la dependencia de tecnologías obsoletas como son las del gas natural y las centrales térmicas.

Los países que adapten su legislación nacional al marco regulatorio establecido en la Cumbre Internacional de Cancún, a largo plazo, obtendrán beneficios para su economía. Y puso de ejemplo a Chile, un país que alcanza ya unos niveles de emisión de gases contaminantes parecidos al de los países europeos. Es, según la opinión de Figueres, el camino que hay que seguir para lograr el crecimiento económico del continente, basado en la explotación de las energías renovables y respetuoso con el medio ambiente.

Implementar los acuerdos contra el cambio climático, comentó, no supone sólo un reto para Latinoamérica, sino también una oportunidad económica, sobre todo a través del desarrollo de tecnologías que ayuden a la mitigación del impacto del cambio climático. Crecer sin repercutir negativamente en el cambio climático.

Por tanto, la experta en temas climáticos costarricense ha animado a los gobiernos y a los ciudadanos latinoamericanos a que apuesten cuanto antes por el desarrollo de las energías renovables. Explicó, ya lo ha hecho más de una vez, que China lo está haciendo, no por amor al planeta, sino porque quieren tener la tecnología apropiada para ganar la carrera de la economía verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *