Los kei car (pequeños utilitarios en Japón) serán eléctricos


Japón es un país singular. Por ejemplo, en lo que a coches se refiere. Inventaron una categoría de vehículos que cuenta con algunas ventajas para el propietario, como estar exento del pago de la tarjeta de aparcamiento. Son los llamados, kei car o K-car, una categoría, no automovilística, sino fiscal. Se trataba de que todo japonés pudiera disfrutar de un pequeño coche utilitario.

Los kei car pagan menos impuestos y su cuota de seguro es también menor. Lógicamente, son muy utilizados. Son el vehículo elegido por muchas familias: pequeños, baratos, útiles. Ahora, las marcas de automóviles quieren ofrecer una nueva ventaja: que los kei car sean eléctricos.

Los fabricantes de automóviles japoneses, con esta medida, esperan relanzar el mercado. En parte, pues, es una medida de expansión económica, pero apelando a la conciencia ecológica del conductor y al respeto por el medio ambiente. Los principales fabricantes de coches Kei, como Suzuki, Daihatsu y Mitsubishi, están desarrollando y probando coches eléctricos Kei para lanzarlos cuanto antes. Si, tras la Segunda Guerra Mundial, se consiguió que todo japonés tuviera su pequeño coche, ahora se puede lograr que todos tengan su vehículo eléctrico.

Las condiciones parecen perfectas: un aumento de la conciencia ecológica y la protección del medio ambiente, y una respuesta muy positiva al modelo Mitsubishi i-MiEV, un minicoche eléctrico Kei. Sin duda, en los próximos años, será un segmento en constante crecimiento, según los expertos japoneses.

El mercado de los kei car en Japón representa casi un tercio de todos los coches nuevos vendidos en el país. Más del 50% de los vehículos en las carreteras de Japón son kei car.

Ayudas del Gobierno

El Gobierno, por su parte, ofrece ayudas, incentivos, exenciones a impuestos para promover el vehículo eléctrico. Así mismo, está creando una infraestructura de recarga en todo el país y fomentando otros usos, como coches de alquiler, coches compartidos o taxis. La meta es llegar a 2 millones de estaciones de carga normal y 5.000 estaciones de carga rápida en las autopistas, áreas de servicio y en centros comerciales para 2020. Japón apuesta por la movilidad eléctrica con el impulso de las empresas y el Gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *