Más aerogeneradores en México


El fondo de infraestructura mexicana Macquarie (MMIF, por sus siglas en inglés) ha iniciado este noviembre la construcción del parque eólico Mareña Renovables en el estado de Oaxaca. Este parque contará con una capacidad de 396 MW. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está evaluando un crédito por un importe total de 75 millones de dólares (más de 50 millones de euros) para cofinanciar el proyecto.

El nuevo parque contará con turbinas Vestas de 3 MW y ochenta metros de altura. El parque se dividirá en dos zonas, una con 306 MW y la otra con 90 MW. En total, la extensión del parque será de 96 hectáreas. El proyecto incluye una subestación y una línea de transmisión de 52 kilómetros.

El coste total del proyecto será de 1.200 millones de dólares y será financiado por un grupo de bancos comerciales y de desarrollo, algunos mexicanos y otros extranjeros, que aportarán unos 850 millones de dólares. El banco australiano Macquarie abrió a principios del 2010 el MMIF con un compromiso de inversión de 5.200 millones de dólares que incluyen 1.040 millones del Fonadin, 3.420 millones de fondos de retiro y 750 millones de Macquarie.

El principal cliente del nuevo parque eólico será Femsa, uno de los principales productores de bebidas embotelladas de México, que consumirá un 86% de la energía generada. El resto será consumido por la cervecería Cuauhtémoc Moctezuma.

De este modo México seguirá incrementando su capacidad de producción de energía eólica. Al acabar 2010, México producía cerca de 510 MW eólicos de electricidad. Cuando acabe este 2011 se espera llegar a los 1.000 MW. Esta cifra supone cerca del 2% de la capacidad de generación total del país. Hacia el 2014 se generarán alrededor de 2.600 MW, con lo que se alcanzaría una porcentaje del 5% de la electricidad total. México está apostando por la eólica.

Según el presidente de la AMDEE (Asociación Méxicana de Energía Eólica), Leopoldo Rodríguez, México cuenta con regiones adecuadas para el desarrollo de la industria eólica. El mayor obstáculo quizá sea tener una mayor seguridad jurídica para el desarrollo de esta tecnología, por lo que se requiere inversión privada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *