Minas a cielo abierto en el hábitat del oso y el urogallo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La abogada general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha pedido condenar a España por la autorización de una explotación de minas a cielo abierto en la zona protegida del Alto Sil, al noroeste de la comunidad autónoma de Castilla y León, ya que no se ha evaluado su impacto medioambiental y en la zona viven especies en peligro de extinción como el oso pardo y el urogallo. El caso fue llevado al tribunal por la Comisión Europea por considerar que España vulneraba la legislación comunitaria sobre medio ambiente.

La opinión de la abogada general no tiene carácter vinculante, pero el Tribunal de Luxemburgo atiende a sus recomendaciones. Los jueces deliberarán en las próximas semanas y, después, se dictará sentencia.

La explotación de esta mina está proyectada en dentro de territorio de la Red Europea Natura 2000 y Reserva Mundial de la Biosfera, en los valles leoneses de Laciana y Babia Alta. Muchos de los montes de la zona son explotados mediante voladuras y reconvertidos en escombreras.

Así, la abogada general propone que el TUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) declare que España ha infringido la directiva sobre hábitats de Europa, pues autorizó la explotación a cielo abierto en las minas de Nueva Julia y Ladrones sin haber evaluado de manera apropiada sus posibles repercusiones.

Además, se pide una condena a España por no haber adoptado las medidas necesarias para evitar el deterioro no justificado de la ZEPA (zona de especial protección para las aves) Alto Sil a causa de la explotación de las minas a cielo abierto Feixolín, Fonfría y Ampliación de Feixolín.

El Tribunal Supremo de España ya condenó al empresario minero dueño de las explotaciones por suministrar carbón de mala calidad a la central térmica de La Robla, que se conoció como el “fraude del carbón”. Pero, además, una vez realizada la explotación de las minas de carbón a cielo abierto, el daño medioambiental continúa produciéndose durante años, ya que los acuíferos se contaminan con los residuos de la mina y el paisaje nunca llega a recuperarse del todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *