Paneles solares sobre agua

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La empresa israelita Solaris Synergy, con la colaboración del grupo francés de energía EDF (Electricité de France), está desarrollando paneles fotovoltaicos que se puedan ubicar sobre el agua. ¿Por qué sobre el agua? ¿Tiene alguna ventaja? Hay que pensar que los paneles solares sobre tierra ocupan mucho espacio y, en ocasiones, el precio de los terrenos puede resultar caro y, por ende, encarecer la producción de energía solar.

Además, también hay que tener en cuenta que este sistema, gracias a un sistema de espejos, aprovecha mejor la energía que recibe del sol. En otras palabras, con una menor superficie en el panel produce más electricidad. Por otra parte, como se emplean células solares de silicio, el sistema es más eficiente y económico que otros sistemas usados hasta ahora. Sólo ha habido que solucionar los habituales problemas de sobrecalentamiento que se producen con este tipo de células solares.

El producto estrella de esta empresa es un sistema flotante de concentración fotovoltaica (CPV-F) que cuenta con un diseño modular que soporta una potencia de salida que va desde varios kilovatios a decenas de megavatios. Gracias a su innovador diseño, siempre según sus creadores, la solución reduce drásticamente el coste de producción de energía hasta niveles muy por debajo de las primas nacionales. En otras palabras, podría comenzar a ser rentable producir energía procedente del sol sin que sean necesarias ayudas o subvenciones.

El sistema puede servir también para el sector industrial, ya que es un sistema autónomo que funciona sobre cualquier agua dulce o sobre aguas residuales, sin afectar al medio ambiente de los alrededores.

Además, el sistema de Solaris Synergy puede funcionar como cubierta de un depósito de agua. Al reducir la exposición al sol, evita la evaporación del agua y mejora la rentabilidad de la producción de agua. Además, disminuye o elimina el crecimiento orgánico y de algas en el agua, preservando la frescura y la calidad del agua.

En definitiva, se trata de crear nuevas sinergias entre los dos valiosos recursos, el agua y el sol. Una opción viable de energía renovable para propietarios de recursos hídricos. El sistema se probará próximamente en Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *