Placa fotovoltaica con fibra de coco

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Un proyecto piloto está desarrollando un método que capta y transforma la energía solar en electricidad y agua caliente a partir de una placa solar que se compone de fibras de coco. Según el inventor, este material puede disminuir enormemente el coste de los equipos.

La casa piloto, instalada en la ciudad de Itaitinga, en el nordeste de Brasil, cuenta con un diseño del ingeniero mecánico Fernando Alves Ximenes. Es una placa solar PVT (fotovoltaica y térmica) que permite tanto generar electricidad como funcionar como calentador de agua.

Su mayor ventaja es su bajo precio. Al usar una materia prima como el coco, que abunda en la región, los costes de producción de estas placas solares sería muy bajo. Ximenes ha comentado que una vez escuchó a un director de la ANEEL (Agencia Nacional de Energía Eléctrica) decir que era totalmente inviable colocar una placa de energía solar en cualquier residencia, ya que, según él, el coste sería de alrededor de 26.000 reales (más de 10.000 euros) por casa. Esta placa PVT, sin embargo, podría venderse por unos 3.000 reales (algo más de 1.000 euros), incluyendo la instalación, las baterías, la lámpara e los interruptores.

Al respecto de esto, el Gobierno de Brasil impulsa un programa denominado “Mi Casa, Mi Vida” con el objetivo de construir, en una primera fase, un millón de viviendas en todo el país, y más de dos millones de casas y apartamentos hasta 2014. Los beneficiarios del programa serán familias con rentas bajas. Con el programa se quiere impulsar, además, que las nuevas viviendas tengan sistemas de calentamiento de agua solar térmico. Este nuevo sistema a base de coco puede ser la solución en muchas regiones brasileñas.

Ximenes asegura que la entidad bancaria estatal Caixa Economica Federal, que financia el programa “Mi Casa, Mi Vida”, ya se ha interesado en la placa. Si se concreta el interés, se prevé que la placa PVT llegue, en un principio, a 4.000 casas del municipio de Itaitinga, además de otras 1.500 en el estado de Tocantins, y 6.000 más en el estado de Marañón.

La placa PVT tiene capacidad para producir hasta 120 kWh, producción más que suficiente para suplir la demanda de una familia de renta baja que, según el ingeniero, consume 50 kWh.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *