Primera planta europea que suministra energía gracias a las olas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Ha comenzado a funcionar en Euskadi la primera planta en Europa que distribuye energía producida mediante el aprovechamiento de la fuerza de las olas. El Gobierno Vasco ha invertido 2,3 millones de euros para este proyecto, ubicado en la localidad de Mutriku.

El Lehendakari del Gobierno vasco, Patxi López, ha inaugurado la planta para el aprovechamiento energético de las olas. Se trata de una novedosa instalación que se convierte en un referente mundial y abre las puertas a nuevos desarrollos de la energía marina y a la creación de un nuevo sector productivo generador de riqueza y empleo.

La instalación energética de Mutriku es un proyecto que aprovecha la nueva construcción de un dique de abrigo para la protección del puerto de la localidad por parte del Departamento de Vivienda, Obras Públicas y Transportes. El Departamento de Industria, Innovación, Comercio y Turismo, a través del Ente Vasco de la Energía, planteó la posibilidad de incluir en esta construcción una instalación energética renovable para la producción de energía eléctrica aprovechando las olas que chocan contra el dique.

La instalación energética de Mutriku cuenta con tecnología denominada OWC (Columna de Agua Oscilante, por sus siglas en inglés) de la compañía escocesa Wavegen. Actualmente es una de las tecnologías de aprovechamiento energético de las olas más maduras que existen en el mercado. Las turbinas han sido fabricadas por la empresa vasca Voith Hydro Tolosa.

Es la primera instalación marina conectada a red en funcionamiento en España y en la Europa continental. Cuenta con 16 cámaras turbinas, con una potencia instalada total de 296 kW. Se trata de una planta demostrativa de las capacidades de esta fuente energética. Se estima que se logrará una producción anual de 600.000 kWh, lo que supone energía eléctrica suficiente para abastecer las necesidades de seiscientas personas. Esta energía producida de forma limpia y renovable evitará la emisión de unas seiscientas toneladas de dióxido de carbono al año, lo que equivale a lo que absorben ochenta hectáreas de bosque.

El funcionamiento se basa en la presión que ejerce la ola sobre el aire. Al llegar la ola presiona el aire de las cámaras y éste asciende, pasa por las turbinas y las hace girar. Cuando la ola se retira, el aire es succionado y también pasa por la turbina, lo que en ambos casos produce un movimiento giratorio de cada turbina, siempre en el mismo sentido, que se aprovecha para mover los generadores y producir electricidad. Toda la energía eléctrica producida de esta forma limpia pasa directamente a la red general de distribución. Se trata, por tanto, de una planta pre-comercial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *