¿Qué determina el precio de la electricidad en España?

Share on Facebook2Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

precio-electricidad
El precio de la luz ha ido oscilando a lo largo del año y, ahora, con el invierno otra vez está en el punto de mira por el mayor consumo que se realiza para los diferentes sistemas de calefacción. Pero, realmente, ¿qué es lo que determina el precio de la electricidad en España? ¿Por qué sube y por qué la subida es tan alta en algunas ocasiones?

El precio de la luz

El precio de la electricidad se fija en función de dos componentes. Uno de ellos es el componente regulado, que es el determinado por el Gobierno y que se centra en la fijación de los peajes eléctricos con los que se cubren los costes de transporte, distribución, subvenciones para las energías renovables, la amortización del déficit de tarifa y el bono social.

El otro componente es el liberalizado, que es el que cubre el coste de las energías. Esto se fija en las subastas CESUR, que se celebran trimestralmente. En ellas intervienen más de 20 compañías nacionales e internacionales que están dedicadas a la generación, así como al trading de la electricidad.

Todo esto se traslada a la factura de la luz que recibe el consumidor en la que, realmente, solo un concepto está relacionado con la energía que se consume. El resto son todo cargos por potencia, energía reactiva (si procede aplicarse), el pago del alquiler del contador, el impuesto eléctrico e IVA (se aplica el 21%).

precio-electricidad
Estos cargos que aparecen en el recibo de la luz están regulados y se publican en el Boletín Oficial del Estado (BOE) con la excepción del precio de la energía consumida, que se regula por un pool eléctrico, que son como las subastas en las que las compañías comercializadoras compran la luz de las generadoras que, posteriormente, se vende a los consumidores.

Factores determinantes

El precio por kWh depende así de la oferta y de la demanda de cada momento. Pero también hay otros factores que influyen como es la climatología. Por ejemplo, cuando hay más viento, los parques eólicos pueden generar más energía, lo que hace que el precio de la electricidad pueda ser más bajo y descender.

La lluvia y el agua de los embalses influyen también en el precio de la energía porque su carencia o descenso hace que se genere menos electricidad a través de la hidráulica. Esta menor generación provoca igualmente un aumento de su precio. ´

De esta manera, si no llueve, hay menos agua y no hace viento, se tiene que producir más electricidad en las centrales nucleares y con el carbón y gas natural, siendo estas dos últimas mucho más caras, lo que provoca que suba el precio en el mercado mayorista.

Tanto la energía procedente de la hidráulica como la eólica se consideran más económicas porque no necesitan ningún tipo de energía para producir electricidad. En la nuclear, el precio también es inferior al carbón o gas natural porque se considera que las inversiones están amortizadas y además su rendimiento es de 24 horas al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *