Termostato inteligente que ahorra energía

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Un termostato tradicional regula la temperatura al nivel al que lo programe el usuario. Algunos también incorporan un temporizador que se puede programar para que la calefacción comience a funcionar unas horas antes, por ejemplo, al volver a casa después de un día de duro trabajo. Ahora, unos ingenieros que trabajaron en Apple y otras compañías tecnológicas han diseñado un termostato inteligente que ofrece muchas más funciones. Y, lo más importante de todo es que, según sus creadores, aprende.

La empresa que ha desarrollado el dispositivo se llama Nest Labs. A sus creadores, algo se les contagió del tiempo que trabajaron en la empresa de Steve Jobs, ya que han creado un termostato de bonito diseño, de intuitivo manejo y quieren que todo el mundo tenga uno en casa. Como si un regulador de temperatura fuera un iPhone o un iPad, vamos. Si con ello se ahorra energía y se respeta el medio ambiente, ojalá convenzan a mucha gente.

El nombre del dispositivo lo dice todo: Nest Learning Thermostat, el termostato que aprende. Así, este revolucionario regulador de temperatura mantiene el nivel exacto de confort que desean sus usuarios. Básicamente, lo que hace el termostato es guardar la información del comportamiento de las personas que viven en la casa, es decir, cuándo salen a trabajar o al colegio, a qué hora vuelven, cuándo se van a la cama, y, en menos de una semana, consigue un ahorro de energía ya que se enciende la calefacción sólo cuando hace falta.

Para que el funcionamiento sea efectivo, el usuario tiene, eso sí, que interactuar con el termostato por unos días. Después, el Nest Learning Thermostat se programa por sí mismo teniendo en cuenta la agenda del usuario y sus familiares. A partir de ahí, el usuario se puede olvidar de vigilar si la temperatura de su casa es la correcta.

La primera innovación desde hace décadas

Según Nest Labs, cada año se venden 10 millones de termostatos y, desde los años cincuenta del siglo pasado, no ha habido ninguna innovación importante. La idea del termostato que parende surgió cuando Fadell, uno de los socios y ex vicepresidente de la división de Apple encargada de los iPods y iPhones, estaba construyendo una casa ecológica en el norte de California y se percató de lo anticuada que era la tecnología de un termostato.

El termostato tiene forma de disco y se controla girando un anillo exterior. Una pantalla negra muestra la temperatura: en azul para indicar frío y roja para la calefacción. Además, una hoja verde aparece en la pantalla para plantear a los usuarios la posibilidad de ahorrar energía y dinero cambiando los patrones de manera casi imperceptible. En este modo, los sensores evalúan si las luces están encendidas o si hay movimiento en la casa para configurar el ahorro de energía.

No podía faltar una aplicación gratuita para el iPhone que permite que los usuarios manejen el dispositivo desde Internet, fuera de su casa, a distancia, ya que el termostato cuenta con conexión wifi. Pero no quieren que sean sólo los usuarios de Apple los que puedan disfrutar de este servicio. Han previsto también desarrollar esa aplicación, próximamente, para los dispositivos que funcionan con el sistema operativo de Google, Android.

Nest Labs comenzó a desarrollar este termostato inteligente hace un año y medio. Algunos inversores apoyan el proyecto, entre otros, pesos pesados de Silicon Valley como Google Ventures, el departamento de innovación y desarrollo de la empresa del conocido buscador. Así que no hay duda de que la aplicación para Android no tardará mucho en salir.

Además del citado Fadell, completan el equipo de Nest Labs, Matt Rogers, ingeniero de software del iPod que trabajó con aquél en Apple, Yoky Matsuoka, que estuvo a cargo de las innovaciones de Google, y Johnny Gilmore, ex gerente general de Sling Media.

En este vídeo se explica su funcionamiento.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *