Una batería de agua permitirá almacenar energía eólica y solar

bateria-energia
Poco a poco y de la mano de la investigación se van solucionando y superando retos y barreras para una mayor implantación y utilización de las energías renovables. Dentro de los últimos avances que se han dado a conocer está la nueva batería, que tiene una base de agua, que se caracteriza por permitir el almacenamiento de energía eólica y solar.

El desarrollo

Esta batería ha sido desarrollada por científicos de la Universidad de Stanford en Estados Unidos, aunque de momento es un prototipo que todavía tiene que ser mejorado para ser utilizado a gran escala. No obstante, es un importante avance en el sector.

La principal característica de este prototipo es que es una batería de hidrógeno y manganeso, que permite almacenar la energía que se ha generado en instalaciones eólicas y solares.

Esta batería tiene una base de agua a la que los investigadores han añadido una sal especial –se emplea en producción de pilas, fertilizantes o papel-, para generar un electrodo y que se produzca una reacción química reversible, que almacena los electrones en forma de gas de hidrógeno.

bateria-energia
De esta manera, se ha logrado crear un intercambio reversible de electrones entre el agua y el sulfato de manganeso. Así, los electrones reaccionaron con este sulfato disuelto en el agua para dejar partículas de dióxido de manganeso adheridas a los electrodos. El resultado son electrodos que burbujean como gas de hidrógeno, almacenando la energía para su posterior uso.

Además, dentro de la investigación llevada a cabo, los científicos también conectaron la fuente de alimentación con el dispositivo para ver si era posible su recarga. Una prueba que permitió constatar que el proceso se repite una y otra vez por lo que se puede reutilizar.

Próximos pasos

La batería, que tiene un tamaño de tres pulgadas de alto, tiene una capacidad para generar 20 milivatios hora de electricidad. Sin embargo, el equipo de investigadores considera que tiene posibilidades de uso a escala industrial, llegando a emplearse hasta 10.000 veces para descargas y recargas.

Además, los investigadores están trabajando en el desarrollo de un proceso más barato para combinar el agua y el sulfato de manganeso con el fin de garantizar su viabilidad en el mercado.

Artículos relacionados:

Baterías de madera para almacenar energía

Baterías recargables más verdes y duraderas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *