La energía eólica en América Latina
América Latina quiere impulsar la energía eólica. En todo el subcontinente, de gran diversidad económica, cultural, y también climatológica y natural, hay un factor que comparten prácticamente todos los países: hay viento suficiente para producir energía limpia y renovable. Además, algunas de sus economías crecen sin cesar y demandan más energía.

Se calcula que el total de la capacidad eólica instalada en Latinoamérica creció cerca de un 50% en 2010. Más de 2.000 MW están funcionando actualmente en las diversas regiones. El país donde más se está desarrollando esta energía es Brasil, un país con varias áreas con un inmenso potencial para producir energía eólica. Además, cuenta con una sólida infraestructura industrial y una adecuada red eléctrica, así como una creciente demanda energética.

Al final de 2010, Brasil producía 930 MW de energía eólica. Pero tiene en marcha proyectos en desarrollo por más de 4.000 MW para 2013. Así mismo, este año se realizarán nuevas subastas para adjudicar más parques eólicos. Así, Brasil se ha convertido, no sólo en el mayor generador de energía eólica de la región, sino también en el mayor fabricante de turbinas para aerogeneradores. En este país, ya fabrican turbinas la eólica alemana Enercon y la argentina Impsa, y en los próximos meses se instalarán la española Gamesa, la india Suzlon, la estadounidense General Electric y la danesa Vestas.

México es otro de los países latinoamericanos que cuenta con un gran potencial de producción de energía eólica. Especialmente, en las regiones de Oaxaca, Baja California y otras zonas. La capacidad instalada en México ha crecido más de seis veces desde 2008. Durante el 2010 se instalaron 316 MW y la producción del país alcanzó un total de 519 MW.

Argentina, Chile y Uruaguay son otros países con gran potencial, pero en los que aún no se ha desarrollado este tipo de energía todo lo que debiera. Se calcula que con el viento de Argentina se podría abastecer de electricidad a toda América Latina. Sin embargo, sólo se han desarrollado, de momento, 60 MW. Por su parte, Chile cuenta con 172 MW de potencia instalada al cierre de 2010. También Uruguay esta desarrollando su recurso eólico y añadió este último año 23 MW nuevos a su red, alcanzando un total de 43 MW. Uruguay quiere llegar a los 500 MW en el 2015.

En cuanto al resto de países de la región, Costa Rica cerró el 2010 con 123 MW de capacidad instalada y 50 MW en construcción, Perú está construyendo 150 MW, Venezuela está preparando su primer parque de 100 MW, Jamaica cuenta con 24 MW instalados, Nicaragua tiene 40 MW y Honduras está instalando 102 MW.