Adolescente egipcia inventa un sistema de propulsión espacial que no necesita ni una gota de combustible

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Este invento no es de nota, sino lo siguiente, y si además tenemos en cuenta que ha salido de la cabeza de una jovencita de tan sólo 19 años, entonces ya nos quedamos sin adjetivos. ¿Pero, cómo esta muchachita ha logrado crear un concepto futurista de los cohetes espaciales con un consumo de energía tan verde como insólito?

Se llama Aisha Mustafa, es egipcia y su mente vuela tan alto como los cohetes que pretende mandar al espacio sin gastar ni una sóla gota de de combustible. ¿Que cómo es posible? En primer lugar, hay que decir que la chica creó un sorprendente sistema de propulsión de cohetes manejando conceptos de física cuántica, de tecnología espacial, ciencias eléctricas y reacciones químicas. Por lo tanto, el resultado es cualquier cosa menos previsible, y por lo que ella misma ha revelado, ha logrado crear energía mediante la utilización de energía eléctrica derivada de un efecto Casimir (el efecto mecánico más conocido de las fluctuaciones del vacío, consistente en la fuerza de atracción entre dos objetos metálicos separados por una pequeñísima distancia a consecuencia del efecto producido por ese mismo vacío).

Es decir, en esencia, su increíble mérito es haber creado una energía muchísimo más eficiente que el actual combustible utilizado actualmente para las naves espaciales. Y, además, al prescindir de éste, también logra un mayor control de las naves, sean o no tripuladas, con el resultado de abaratar costes, aumentar la fiabilidad de las misiones y no depender del petróleo ni de ninguna otra fuente de energía.

Mustafa, a la postre estudiante de Física, ha logrado algo revolucionario, tal y como demuestra en los documentos presentados al patentar su descubrimiento ante la Academias de Investigación Científica y Tecnología de Egipto. Pero la cosa no queda ahí, porque según el profesor que supervisó su investigación, Ahmed Fikry, el invento podría tener otras aplicaciones en varios sectores e industrias. ¿Es o no es completamente asombroso?

2 comentarios

  1. Sinceramente creo que esta noticia es un “fake” por varias razones científicas técnicas, que no tienen que ver con los modelos teóricos que la menor de 19 años Aisha Mustafá haya elaborado en compañía de otros científicos que pudiesen estar detrás de ella. La aplicación del Efecto Cassimir a la construcción de dispositivos voladores es complejo de realizar debido a la gran inestabilidad que provocará en cualquier motor, así como el torque inicial para cualquier turbina, motor o sistema de propulsión. Es virtualmente imposible realizar un objeto que pueda surcar el Espacio sin usar una energía base para el impulso inicial. Mi conclusión es que los medios de prensa que escriben estos “fake” no sólo están mal informados sino que buscan “sensacionalismo” entre los lectores, quienes al desconocer estos temas (yo soy Físico e Ingeniero Físico), pueden creer en cualquier cosa. Más, sí existe algo cierto: la Zero Point Energy (Energía del Punto Cero) puede ser obtenida desde el mismo espacio aparentemente vacío, pudiendo obtenerse ciertas energías no despreciables en pequeños instantes. El problema se produce cuando esta Energía o aquella que -como dice el artículo- se busca obtener del Efecto Cassimir, se requiere para aplicaciones macroscópicas. El sistema se torna impracticable, a no ser que se diseñen ciertos modelos de naves circulares, enmallados en cables conductores, uno al lado del otro, como para generar una corriente que aparentemente se “mueve” en la superficie del objeto hasta alcanzar una velocidad de fase que supere “c” (la velocidad de la Luz). Ojo, es una velocidad de fase, no un movimiento de corriente físico. Así, sobre el objeto se podría establecer una Onda Estacionaria, como si fuese un electrón, con las propiedades y caracterísiticas del electrón, donde no importará el tamaño del objeto a mover (desaparece desde fuera el concepto de masa e inercia).

  2. Interesante comentario, muy argumentado, algo que se agradece, si bien quizás algo complicado para profanos, entre los que me encuentro. Lo cierto es que, aunque sólo sea por sentido común, cuesta creer que ese pretendido sensacionalismo falsee hasta tal punto la misma esencia de la información. Gracias por la aportación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *