Argentina, líder en biodiésel


Según un informe elaborado por la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) y titulado “Estado de la industria del biodiésel 2010”, el país sudamericano se ha convertido en el mayor productor de biodiésel del mundo, desbancando a Estados Unidos del primer puesto. En 2009, Argentina era el quinto productor. Se estima que la producción argentina de biodiésel en 2010 fue de unos 1,9 millones de toneladas, lo que supone un 51% más que en el año anterior. El valor comercial total de esta producción fue de 1.900 millones de dólares (unos 1.400 millones de euros).

El estudio sostiene, además, que la capacidad instalada de las plantas del sector permite aumentar la producción hasta las 2.487.000 toneladas. Las previsiones son que, para finales de 2011, la demanda de biodiésel, sólo en Argentina, supere las 3 millones de toneladas. Por tanto, no hay que descartar nuevas inversiones en el sector que incrementen la oferta.

El estudio también señala que las plantas más grandes del mundo están ubicadas en Argentina, con una media de 108.000 toneladas de capacidad instalada, mientras que, en Europa, tienen una media de 89.000 toneladas y, en Brasil, de unas 70.000 toneladas.

Las perspectivas de negocio para el sector de los biocombustibles en Argentina son tan buenas que las empresas Cargill y Unitec Bio han anunciado su intención de construir nuevas plantas de 240.000 toneladas y de 220.000 toneladas anuales, respectivamente. De este modo, la capacidad total de la producción argentina de biodiésel superará los 3 millones de toneladas al año para finales de 2011, lo que significará un aumento de casi un 14% en comparación con lo producido en 2010.

Desde CADER señalan el cupo obligatorio de biodiésel impuesto por el Gobierno como uno de los factores que han ayudado al buen desarrollo del sector, así como la decisión de pagar a las eléctricas el doble de lo que reciben por la energía producida si reemplazan el uso de combustibles fósiles por el biodiésel.

Según el informe, sólo dos productores de biodiésel han demostrado en los últimos años ser exitosos: Francia y Argentina. En otros países europeos se tiene un exceso de capacidad instalada y una falta de materia prima, mientras que Estados Unidos posee una industria atomizada caracterizada por plantas de pequeño tamaño y el sector no recibe subsidios importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *