Así es el biodiésel hecho con restos de alimentos de restaurantes

comida-restaurante
Varios son los proyectos de investigación con los que se ha conseguido poner en valor los residuos de alimentos e, incluso, aquellos que se generan con su producción. Ahora se ha dado un paso más allá, ya que se ha logrado valorizar los restos de alimentos de los restaurantes. Un aprovechamiento de unos desechos que suelen acabar en la basura y que pueden tener otras utilidades. En este caso, se ha podido desarrollar un combustible, que es apto para uso comercial.

El biodiésel

Investigadores de la Universidad de Córdoba han desarrollado este biocombustible a partir de los ácidos grasos provenientes de los desperdicios de alimentos de restaurantes. Un proceso que, además, se ha realizado con un método que tiene un menor coste energético y es más sostenible que otros que se emplean para obtener gasóleo de origen vegetal.

El objetivo de los investigadores era ahondar en el desarrollo de una economía circular, de manera que pueda llevarse a cabo ese flujo circular de recurso, producto, residuos reciclados y producto.

La investigación se ha centrado en la grasa de los desperdicios de comida sobre la que se ha demostrado que es adecuada para producir un biodiésel, que reúne las propiedades fundamentales de la norma europea. Además, se ha logrado obtener un significativo ahorro de energía y de tiempo de reacción.

comida-restaurante
Con el sistema empleado, se ha reducido en 40 minutos el tiempo dedicado a la transformación de los ácidos grasos en biodiésel, proceso que pasa a acometerse ahora en 20 minutos.

El método

El sistema se basa en una reacción llamada transesterificación, es decir, que se lleva a cabo un intercambio del grupo alquilo de un éster con otro de un alcohol. Además, el proceso incluye la utilización de ultrasonidos.

El proceso ha permitido obtener un aceite a partir del contenido lípido de la propia comida como de los aceites ya usados, grasas, carnes, sebo de cordero y aceite de pescado.

Este biodiésel, tras el procesado, podría utilizarse en motores comerciales y también será posible su empleo mezclado con gasóleo o con una adición de antioxidantes fenólicos. No obstante, de momento, es necesario ajustar más la estabilidad a la oxidación, el rendimiento y el contenido en glicéridos para que pueda comercializarse.

Artículos relacionados:

Las bostas de caballo impulsan la producción de biocombustibles

Usar tierrras degradadas para producir biocombustibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *