Barack Obama apuesta por las energías renovables como impulso económico global

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Según un artículo de Russel McLendon publicado en Forbes, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitó Australia la semana pasada y reiteró su apoyo al control de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en las empresas y argumentó que este control aporta beneficios a la economía global. El camino por ese control de las emisiones pasa irremediablemente por desarrollar las energías renovables. Hay que agradecer a Obama esas declaraciones. Pero la realidad es que la industria del petróleo de su país ejerce una fuerte presión para que no ocurra. No hay más que ver el gaseoducto que están construyendo desde Canadá.

Obama declaró que Estados Unidos debe encontrar nuevas maneras para reducir las emisiones de CO2. Y añadió que eso sería algo bueno para la economía, tanto para el sector industrial como para el de los servicios públicos, y también beneficiaría a los consumidores. Hay que modificar la manera en que se usa la energía, concluyó. Ojalá predique con los hechos y no sólo con las palabras.

Queda poco para que comience la próxima y vital cumbre climática que se celebrará en Durban (Sudáfrica). Precisamente Estados Unidos es uno de los países que no firmaron el Protocolo de Kioto, desentendiéndose de la reducción de emisiones de CO2 que se exigía. ¿Qué postura tomará Estados Unidos esta vez?

En Durban, lamentablemente, no se espera un acuerdo vinculante. Pero, al menos, se tratará de que países desarrollados como Estados Unidos y Australia, dos de los países que más CO2 emiten, se comprometan en mayor medida con el medio ambiente. El otro punto fundamental es que los países emergentes se comprometan a trabajar para frenar el cambio climático.

Así, Obama reiteró que seguirá insistiendo en Durban en la idea de que, si las potencias como Estados Unidos y Australia toman medidas de ahorro energético, los países en vías de desarrollo, como India y China, también tendrán que asumir sus propias responsabilidades.

Por último, Obama elogió la estrategia de Australia en materia de sostenibilidad, aunque no todos sus ciudadanos apoyan las medidas del Gobierno para reducir las emisiones de carbono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *