Chile también quiere vuelos con biocombustible

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


LAN Airlines y Copec (Compañía de Petróleos de Chile) han anunciado su primer vuelo comercial con biocombustibles de segunda generación (a partir de cultivos que no se destinan a la alimentación humana). El vuelo viajó desde Santiago a Concepción. El modelo de avión elegido para este hito fue un Airbus A320, con motores CFM56-5B.

El combustible utilizado fue elaborado a partir de residuos de aceite vegetal refinado. Lo elaboró la petrolera Copec que desarrolla este tipo de biocombustibles desde hace un par de años. Según el gerente general de la línea aérea, Ignacio Cueto, en LAN apoyan el desarrollo de biocombustibles sostenibles para la aviación comercial que tengan un alto potencial de producción en Sudamérica. Según su opinión, estas fuentes de energía renovable marcarán, cada vez más, la toma de decisiones del sector y de la compañía.

Lorenzo Gazmuri, gerente general de Copec, por su parte, ha señalado que este es el fruto de un intenso trabajo de más de un año, una materialización del compromiso permanente de Copec con el desarrollo y fomento de nuevas e innovadoras soluciones energéticas.

Los biocombustibles utilizados en este tipo de vuelos pueden ser obtenidos de plantas tales como algas, jatrofa, halófitos o camelina, y también de residuos orgánicos como los aceites vegetales, que pueden ser procesados, quemarse directamente o ser convertidos por procesos químicos para hacer un combustible de alta calidad.

Los biocombustibles de segunda generación provienen de especies vegetales que no son empleadas como fuente de alimentación para el ser humano. Según LAN, el biocombustible que ha utilizado en este vuelo cumple con los estrictos patrones técnicos requeridos para volar, tiene las mismas características que el combustible regularmente utilizado en los vuelos y la misma fiabilidad que el queroseno de aviación.

La compañía chilena asegura que la industria aérea ya ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% en los últimos cuarenta años y que seguirá trabajando para lograr sus ambiciosos objetivos ambientales, como reducir en un 50% sus emisiones de aquí al año 2050. En ese sentido, los biocombustibles son un pilar estratégico para lograr este objetivo. A nivel mundial, según la IATA (International Air Transport Association), se quiere llegar a un 1% de biocombustibles en 2015 y a un 5% para el 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *