El oído humano tiene energía que se puede aprovechar


Si el otro día comentábamos que se había diñado un marcapasos que conseguía la energía del propio latido del corazón y, por tanto, era una forma de energía renovable e infinita, hoy os hablamos de algo similar, sólo que en el oído en vez de en el corazón.

En el oído se concentra una pequeña cantidad de energía. Esta energía se encuentra exactamente en el oído interno de los mamíferos. Sólo hay que saber aprovecharla con una nueva tecnología. En realidad, los seres humanos somos energía. La cuestión es no desperdiciarla, saber aprovecharla. En el oído interno hay una parte que no es muy diferente a una pila.

Es un potencial energético llamado endococlear. Se basa en las diferencias de concentración iónica entre endolinfa y perilinfa, dos componentes del oído. Constantemente, estos iones se mueven de un sitio a otro, generando una diferencia de potencial eléctrico. Es un potencial de alrededor de 80 mV.

En realidad, es un proceso indispensable para que los mamíferos oigamos. Se convierte una vibración mecánica, que se produce en una membrana del oído, en una señal electroquímica que pueda ser procesada por el cerebro. La clave para conseguir energía a partir del cuerpo humano, por tanto, es aprovechar esa fuente de energía biológica. Se crearía una batería biológica, energía renovable, limpia e infinita (al menos, mientras ese mamífero siga vivo).

Hace más de sesenta años que se conoce el funcionamiento del oído interno. Pero nunca antes se había pensado en aprovechar esta energía. Es la primera vez que se consigue aprovechar esta corriente eléctrica para alimentar un minúsculo dispositivo, al tiempo que la audición no se ve afectada.

La tecnología podría servir para alimentar pequeños implantes en el propio oído o en lugares del cuerpo cercanos. También se podría usar para suministrar fármacos al cuerpo. La energía que genera el oído es muy poca, pero, si se sabe aprovechar, puede ser muy útil para ciertas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *