Energía solar integrada en la construcción


Aprovechar los muros de los edificios para generar energía. Es la idea que proponen empresas como Onyx Solar. Soluciones inteligentes que integran la tecnología fotovoltaica en edificios. La idea es reemplazar los materiales que se han usado habitualmente para fabricar los paneles fotovoltaicos, como el vidrio o la cerámica, por otro material constructivo que permita obtener energía fotovoltaica en fachadas, en cubiertas ventiladas, en muros cortina o en suelos transitables. En fin, la posibilidad de generar energía limpia y gratuita proveniente del sol sin olvidar la estética y la viabilidad económica.

Las soluciones desarrolladas por Onyx Solar combinan elementos activos y pasivos. Los primeros permiten generar electricidad en el propio edificio, para ser utilizada en las instalaciones o vendida a la red eléctrica, generando, de este modo, ingresos extras. Los elementos pasivos, por su parte, buscan, a través del diseño del edificio, mejorar el rendimiento energético, incrementando el aislamiento térmico y reduciendo las necesidades energéticas.

Cada vez un mayor número de arquitectos están interesados en las soluciones energéticamente eficientes. Quieren construir edificios con cubiertas y fachadas ventiladas y con materiales que permitan un buen aislamiento energético. Para ellos, Onyx Solar ha diseñado un sistema de fachada ventilada fotovoltaica -que produce electricidad limpia y gratuita gracias al sol- con valor estético y un gran aislamiento térmico y acústico. El ahorro de consumo de energía por el edificio se calcula entre un 25 y un 40%, dependiendo de la orientación de la fachada, la ubicación del edificio y la tecnología fotovoltaica implementada. En países donde las energías limpias y renovables están subvencionadas, un metro cuadrado de este tipo de cubierta ventilada puede generar un beneficio neto de más de mil euros a lo largo de su vida útil, que son unos 25 años.

Otra de las soluciones que ofrece Onyx Solar es un aparcamiento fotovoltaico. Consta de una estructura que incluye una instalación de energía fotovoltaica en el techo que garantiza el abastecimiento de las baterías de un coche eléctrico. La inclinación del techo se diseña según dónde se ubique la casa del usuario. Lógicamente, la instalación está preparada para sufrir condiciones meteorológicas adversas, como lluvia y viento, con un sistema de cierre integrado en la estructura del módulo formado por unos paneles de madera abatibles sobre la cara exterior de los paneles fotovoltaicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *