Energía solar para la calefacción de personas sin recursos


Hay dos formas de hacer las cosas: pensar en el dinero o pensar en le medio ambiente. (En realidad, proteger el medio ambiente es ahorrar dinero, pero en el largo plazo, y ahora nos referimos al corto plazo.) Jason Edens, un ex maestro de escuela, se encontró con un problema: no tenía dinero suficiente para pagar las facturas necesarias para disfrutar de calefacción en el largo invierno durante los fríos meses de Minnesota, Estados Unidos. La temperatura media de la mayoría de días en el invierno es de cuatro grados bajo cero.

Hay ayudas del Gobierno de Estados Unidos para usar combustibles fósiles, pero Jason Edens decidió que el medio ambiente era más importante. El frío no le congeló sus ideas e invirtió en un calentador solar. Después, creó una organización para llevar esa misma idea por todo el país.

Edens, pues, prefirió no coger el dinero en efectivo que le ofrecía el Gobierno de su país para compensar el coste en combustible necesario para la calefacción porque implicaba usar el sucio diésel. Lo que hizo fue pedir un préstamo a bajo interés para instalar un sistema de calefacción solar. La petición fue rechazada.

Pero Edens no se dio por vencido y pasó al plan B. Encontró un sistema de energía solar de segunda mano para disminuir sus gastos de calefacción durante el invierno. La experiencia fue beneficiosa y decidió crear la Alianza Rural de Energía Renovable (RREAL, por sus siglas en inglés), una organización sin ánimo de lucro que promociona esta energía limpia para proveerse de calefacción.

Su pequeña experiencia le valió para desarrollar esta organización que instala unidades térmicas de calefacción para personas de bajos ingresos. Edens es un estudiante de política ambiental y descubrió que existen soluciones de bajo coste de energía para viviendas con bajos ingresos.

Así, se combate la falta de calefacción en hogares pobres y se apoya las energías renovables y limpias, respetando el medio y medio y contribuyendo a mitigar el cambio climático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *