España, 3/4 partes de la potencia termosolar mundial

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La potencia termosolar instalada en España triplica a la que existe en Estados Unidos y en otros siete países con centrales termosolares. Empresas españolas participan en más del 60% de las termosolares en construcción en todo el mundo. La termosolar triunfa en España.

El termosolar es uno de los pocos sectores en los que España es líder mundial: todas las centrales termosolares de este país suponen el 72,85% de toda la potencia instalada en el planeta. Por otra parte, la tecnología termosolar desarrollada en los centros de investigación y empresas están presentes en más del 60% de las centrales en construcción en países como Estados Unidos, India, Emiratos Árabes Unidos, México y otros.

Este liderazgo ayuda en los concursos internacionales a las empresas españolas, a las que se encargan nuevos proyectos, como los que se están llevando a cabo en Sudáfrica o Marruecos. También las investigaciones desarrolladas en los últimos decenios contribuyen a dotar de prestigio a la marca España en cuanto al sector termosolar.

Las 35 centrales termosolares españolas en plena operación produciendo electricidad a partir de una fuente inagotable, el Sol, tienen una potencia conjunta de 1.581 MW, que suponen el 72,85% de toda la instalada en el mundo.

Las centrales construidas por empresas punteras como Abengoa, Sener, Acciona, ACS-Cobra, FCC, Valoriza, Elecnor, Ibereólica, triplican a todas las que funcionan en los otros ocho únicos países que cuentan con esta tecnología: Estados Unidos, Egipto, Argelia, Marruecos, India, Italia, Tailandia y Australia.

La electricidad termosolar es la única gestionable entre las renovables, junto con la biomasa, y es la de mayor potencial mundial. Por su capacidad de almacenamiento en tanques de sales, puede generar energía también durante las noches, cuando el Sol ha desaparecido. Así se hace en Gemasolar, central ubicada en Fuentes de Andalucía (Sevilla) e inaugurada en 2011. Sus perspectivas son billonarias, ya que se considera la tecnología energética de futuro, aunque aún se encuentra en una fase incipiente de su curva de aprendizaje: todavía puede multiplicar su eficacia y abaratar sus costes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *