Estaciones de servicio con cambio automático de baterías

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Better Place es una compañía fundada por el empresario Shai Agassi que tiene como objetivo promover la expansión de los vehículos eléctricos. La empresa Renault colabora en el proyecto. Better PLace ha instalado la primera estación que ofrece un servicio automatizado para cambiar la batería de los coches eléctricos abierta a todo el público. El lugar elegido para esta primera estación ha sido Israel. Quizá porque es un país pequeño que se puede recorrer con un coche eléctrico con las baterías bien cargadas.

La idea consiste en que, en vez de recargar el coche con un cable conectado a la corriente eléctrica, lo que supone, en la mayoría de los casos, horas, se cambie directamente toda la batería. De este modo, el conductor podrá seguir su ruta en unos pocos minutos; o segundos, incluso.

Existía una de estas estaciones de servicio de cambio de baterías en Japón, pero sólo la podían usar los taxistas. En cambio, esta nueva estación, situada en Ekron, puede ser usada por cualquier ciudadano, siempre, claro, que posea un modelo de coche Renault Fluence ZE. Better Place tiene un ambicioso plan que contempla instalar otras doscientas instalaciones como ésta en Israel y, más tarde, también en otros países.

El problema de este método son las porpias baterías, ya que cada fabricante usa su propio modelo, lo que dificulta una red de estaciones de servicio de cambio de baterías para cualquier modelo de coche eléctrico. La verdad es que sería mucho más beneficioso y cómodo para el usuario (y para el medio ambiente) que las baterías de los coches que no contaminan se homogeneizaran, al menos, en lo que se refiere a este asunto.

Para usar este sistema, el usuario tiene que pasar una tarjeta por un lector. Después, unos robots se encargan de sustituir las baterías en una operación que dura unos tres minutos. El usuario puede quedarse dentro del coche mientras dura el proceso coche, que se puede ver en un televisor situado delante del vehículo. La sustitución de las baterías se incluye en una tarifa de kilómetros que contrata el usuario.

Según algunos cálculos, en un país como Dinamarca, el plan ilimitado costará unos 400 euros al mes. Otros planes más básicos, que permitirán recorrer casi veinte mil kilómetros por año, costarán entre 200 y 250 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *